EL PARO DE HOY: Entre el gobierno y el reclamo social

Gremiales 06 de abril de 2017 Por utrapol
A la policía siempre le toca un rol muy difícil, propios trabajadores en la delgada linea de mantener el orden; y a quienes pocos defienden
policias

Para realizar una breve síntesis de lo que acontece hoy en el panorama político, deberíamos referirnos netamente a la crisis económica por la que están pasando los trabajadores. Sin hacer distinción del tipo de funciones, podemos entender que todos los asalariados están siendo perjudicados por un modelo económico que aun no ha podido dar resultados positivos.

mauro
Dentro del grupo de trabajadores, se encuentra una rama que siempre se ve perjudicada por su incapacidad para hacer efectivos sus reclamos, y las vías burocráticas y poco adecuadas por las cuales debe hacer visible sus necesidades, con frecuencia no llevan a ningún tipo de solución. Me refiero a los trabajadores que forman parte de las fuerzas de seguridad, mas precisamente a los policías.

Quienes deben soportar hasta el hartazgo, situaciones desafortunadas con respecto a su presente y futuro económico. Policías que, debido a su desempeño laboral, están incapacitados para realizar reclamos como los que realizan en otros contextos laborales. Reclamos que ya se han plantado como bandera de lucha en aquel memorable 2013, cuando la sociedad entendió que hay una parte de la población que esta siendo pisoteada por los gobernantes que dejan para lo ultimo a aquellos que por razones de profesionalismo y respeto a las leyes vigentes, no salen a cortar calles o marchan en señal de protesta.

Cabe aclarar, que pese a que no hay forma alguna, mas que la vía burocrática administrativa, para hacer reclamos dentro de nuestro contexto laborar, estamos cien por ciento de acuerdo con el reclamo de miles de compañeros trabajadores, que no somos la excepción y que por mas que no podamos hacer de publico conocimiento mediante movilizaciones nuestro malestar, estamos en desacuerdo con las políticas económicas y salariales que esta tomando el gobierno nacional y provincial.

Que nos sentimos avasallados y muy perjudicados por la situación social vigente y que no creemos que la solución sea enfrentar santafesinos con santafesinos. No es nada grato tener que reprimir a otros trabajadores, y aunque respetaremos las jerarquías y mandos llegado el momento, sabemos que no es la solución. No debemos ocupar el lugar de muralla física, entre las quejas de la sociedad y las malas políticas de los gobernantes en turno.

Es menester, que las figuras políticas tengan en cuenta a esta masa de trabajadores, que están presentes día a día debido a su función especial dentro del Estado como agente del orden. Que no existe una huelga de brazos caídos dentro de la policía, solo hay malas políticas de gobierno, que son perjudiciales para la sociedad en su conjunto, y para el policía mismo.

Que para cumplir efectivamente con las labores que corresponden a la profesión, se debe asegurar una base económica suficiente y un contexto laboral adecuado. No es menos importante aclarar que, detrás de cada policía existe una familia, que sufre y anhela un futuro mejor, que este futuro mejor, no solo es comprendido por lo económico, sino que abarca la seguridad futura de los hijos de cualquier empleado. Y que esta seguridad no es utópica, solo deben instrumentarse adecuadamente las políticas y llevarlas a cabo con profesionalismo.

Te puede interesar