MIGUEL ZALAZAR: “Me hubiese gustado que Pullaro se preocupe por los policías lesionados en la liga totorense como lo hizo con el dirigente de Newell's

Gremiales 11 de noviembre de 2016 Por
Los funcionarios deben estar siempre respaldando el buen accionar policial.
pullaro

El ministro de seguridad Maximiliano Pullaro se mostró muy preocupado por el atentado que sufrió anoche Cristian D’Amico, dirigente de Newells; y dijo a los medios de comunicación que investigará hasta las ultimas consecuencias. El fin de semana, dos policías fueron agredidos y lesionados en un partido de fútbol en Maciel; ningún funcionario salio a decir nada. Esta claro cuanto les importa el trabajador.

El ministro suele molestarse cuando uno le hace observaciones por los yerros que tiene hacia adentro y hacia afuera de la institución, más cuando se trata del personal policial.

Los empleados policiales de la Unidad Regional XV Sandoval y Ridolfi fueron victimas de la violencia en el futbol, esa misma que sufrió el dirigente rosarino anoche, pero para algunos funcionarios este hecho, que sucedió con antelación al de D`Amico les importó poco y nada.

Acaso los dos hechos no fueron como consecuencia de la violencia en el fútbol, o es que así como hay clubes mas importantes que otros; cuando de victimas se trata también las clasificamos en si son de primera o de segunda?

El ataque sufrido a los trabajadores policiales debió tener una respuesta política inmediata el mismo día lunes a través de la Subsecretaría de Deportes del Ministerio de Seguridad, y cuando mínimo disponer la clausura del estadio por tiempo indeterminado, y buscar las herramientas necesarias para aportar en la justicia, y que los responsables; jugadores, dirigentes o simpatizantes paguen por eso; atacar a un policía es un delito muy grave y hay que hacérselo saber a los delincuentes que se esconden detrás de un deporte. 

Creo que hoy Pullaro debió hacer referencia también a cuando los trabajadores policiales son victimas de estos hechos; no se si no se dio cuenta, no se enteró, no sabe o no le interesa; por lo general el poder político ve al policía como alguien a quien  ningunea, desprotege y muchas veces hasta humilla.

Algún dia esto acabará.

Te puede interesar