GATILLO FÁCIL: No hay victimas de un lado o del otro; también hay policías asesinados

Gremiales 28 de agosto de 2019 Por
Una joven mamá que es policía en la Ciudad de Buenos Aires, se debate entre la vida y la muerte, porque delincuentes le dispararon a quemarropa, se robaron su arma; y eso ya fue noticia ayer. Hace pocas semanas en Rosario un policía fue asesinado en un parque. Son muchos los tienen cierta sensibilidad a la hora de apretar el gatillo al parecer, y no son policías.
1

Ayer se llevó a cabo en la ciudad de Rosario una marcha nacional contra la represión ilegal de las fuerzas de Seguridad en democracia. Decenas de organizaciones sociales y familiares de una veintena de jóvenes asesinados dijeron "presente, ahora, y siempre". No hay gatillo fácil institucional, hay muertos, y también son policías.

Editorial UTRAPOL

Nosotros como organización sindical nos solidarizamos por el pedido de justicia de quienes perdieron algún familiar o ser querido por la mala actuación policial, porque nadie quiere más, que haya justicia; y si un funcionario policial hizo las cosas al margen de la ley, sea separado de la fuerza y reciba la condena que está establecida.

Lo que no compartimos es muchas veces sectorizar, separar o distinguir, más allá de las cuestiones jurídicas, esto de que haya muertos mas o menos importantes; mas o menos inocentes; o que haya criminales mas o menos importantes: o, más o menos violentos; las victimas son victimas, los asesinos son asesinos; la pertenencia a una fuerza de seguridad o a un clan narco, es de análisis de la justicia; lo que no tiene subjetividad alguna, es que son personas las victimas, policías o no; y son personas los victimarios, policías o civiles.

Ayer en Buenos Aires; pero hace dos semanas en Rosario, el joven oficial Luis Miguel GALEANO, de la Comisaria 22 de la Unidad Regional II fue asesinado; y no se trata de si sus asesinos eran civiles o policías de gatillo fácil; son sencillamente criminales; como esos mismos a los que quienes marchan enrostran a policías.

Somos una sociedad que solo levanta las banderas de su propio dolor, sin verlo en los otros; y muchas veces los medios de comunicación, la política y otros factores, hacen que sea conveniente exteriorizar la muerte de un civil a manos de la policía, que a la inversa, cuando se trata en ambos casos de un homicidio que debió evitarse.

Ojala, esta sociedad algún día pueda marchar toda junta por las victimas, pero por todas las victimas, inclusive los policías.

Te puede interesar