SIN ESCRÚPULOS: Pullaro dejará una policía devastada. Se irá por la ventana, con los santafesinos y con la policía

Interés General 14 de agosto de 2019 Por
Con toral desfachatez, el ministro de seguridad expresó en la víspera que al próximo gobierno le dejará "una policía más ordenada". sus expresiones no hacen mas que provocar rechazos al sector policial, y es casi una burla a la gente que sufre el delito en la provincia, por sus políticas.
1

De los tres períodos en que ha gobernado el Frente Progresista Cívico y Social, en materia de seguridad, este ha sido el peor de todos, y ha sido Maximiliano PULLARO el peor ministro de todos; ni siquiera Antonio BONFATTI con los embates que le provocó la detención de un jefe de policía, tuvo un ministerio tan plagado de irregularidades, enfrentamientos, causas penales, y hasta tráfico de influencias. 

Por Miguel ZALAZAR

Cuando ayer escuchaba al Ministro de Seguridad en la Jefatura de Rosario, en lo que era casi uno de sus últimos discursos, regodeándose por lo que el entiende un éxito de su gestión, no lograba entender si estaba asistiendo a la presentación de una premiere de una película extraordinaria, obviamente una ficción; o realmente estaba ante un cínico.

Maximiliano PULLARO, a quien se conoció como "Mr Selfie" por su interés en exponerse a las cámaras, no ha podido nunca hacer pie en la gestión, no solo que su ego fue su principal enemigo, sino que no le resolvió los problemas de la inseguridad a la gente, sino que la agravó, y no fue por la inoperancia de la policía, sino por su ineptitud.

Decirle al próximo gobierno que va encontrar una policía mas ordenada, es una gran mentira, y hay que dejarlo esto bien claro porque es muy peligroso.

Las internas políticas de Pullaro

El ministro de la colación gobernante, siempre tuvo sus propios fantasmas, por eso negó cualquier participación en la gestión a sus socios políticos, y todos recuerdan las discusiones que tenía con el ex secretario de policías especiales Rolando GALFRASCOLI quien se terminó yendo del ministerio, a quien veía como quien pretendía arrebatarle la Cartera de Seguridad, por lo que el reconquistense terminó alejándose del cargo.

PULLARO, también tuvo duros cruces con intendentes, legisladores de la oposición, quizás el mas recordado fue con el intendente de Rafaela, Luis CASTELLANO, a quien en medio de una ola de inseguridad, en la gestión del ex jefe policial y amigo del Ministro, comisario Adrian RODRIGUEZ, hicieron una pantomima, que fue publica al conocerse audios que reflejaban que montaban "un circo con fuerzas policiales".

El ministro radical, del NEO precisamente, ha tenido una cobertura política de diputados y senadores de su sector, que advirtiendo todo tipo de anomalías miraron para el costado; pero el cierre de listas de este año, provocó cimbronazos internos, y casi estalla todo por los aires, el día en que los candidatos a diputados pasaban por el "Ministerio de Seguridad, convertido en comité", a firmar su lugar en la lista y se enteraban que el "jefe del NEO" los había limpiado.

Muchos de sus correligionarios, hoy lo critican y le refriegan que una de las diputadas electas, tenga como méritos políticos, ser su fotógrafa personal. Fue tan tensa la noche por esos tiempos, que casi hay una escena de pugilato con el Senador MICHLIG, que ni siquiera pese a los gritos pudo revertir la lista; es que PULLARO y LISFCHITZ, eran y son una sola cosa, y van por todo el poder opositor 2019-2023

La generación de inseguridad de Pullaro

Maximiliano PULLARO, decía en el acto del día de la Policía de Rosario que, "Fue una gestión difícil, pasamos momentos muy duros, le pusimos mucho esfuerzo, trabajamos mucho, y ante la dificultad pudimos mostrar resultados, parciales....". El ministro se equivoca, el fue el artífice de su propio fracaso, y es el responsable del padecimiento de los santafesinos, que viven aterrados por miedo a ser robados, asaltados, violentados, cuando no muertos.

El indice de homicidios, de robos, habla por si solo, cuales fueron las ordenes políticas de PULLARO para prevenir el delito; y para muestra basta un botón; lo dije a principios de la gestión; y muchos optaron por hacerse los distraídos; cuando fue el hecho de la "triple fuga", de los Lanatta y Schilachi; el ministro de seguridad se encontraba tomando un helado en Villa Gessel. 

Los amigos de Pullaro

El ministro lejos de acercarse a la gente, de aprovechar gente valiosa para mejorar la seguridad, tomo dos caminos, el de actuar como un omnipotente, y "hacerse de la mala junta".

Mientras PULLARO se mostraba públicamente como honesto, honrado, probo; a la vez que alardeaba en los medios de comunicación el éxito de su gestión con la cantidad de policías que había echado de la policía, abrazaba a "los amigos predilectos"; Daniel Di Lena, Adrian Rodriguez, Alejandro Drueta, Ana Viglione, y otros.

Di Lena, su secretario, es el funcionario mas odiado por la policía provincial por el destrato que ha tenido con cientos de policías, e incluso se arrogó la facultad de pedir sanciones administrativas para policías, algo de lo que el ministro jamás dijo nada, al contrario lo avaló.

Adrian Rodriguez, era el "niño mimando" de los jefes, a punto tal que algunos familiares de éste terminaron trabajando en la Agencia de Seguridad Vial; algo sin escrúpulos. No solo que Rodriguez no le dio los resultados esperados en Rafaela, sino que escuchas echas públicas mostraron como de manera espuria, ambos, ministro y jefe, se mofaban de algunos oficiales superiores, a la vez que de algún modo ventilaban los proyectos presentados para los concursos de ascensos, los que deberían ser secretos; claramente Rodriguez iba camino a ser Jefe de Policía, de no haber sido por la oportuna intervención judicial de los fiscales Apullan y Martí.

Y como frutilla del postre de los amigos del ministro, el comisario Adrian RODRIGUEZ, aun sigue vinculado a una causa judicial por un festival de horas OSPE, cuyo dinero no se sabe a que bolsillos fue a parar, claramente al de los trabajadores, no.

Alejandro DRUETTA, era la persona por quien PULLARO miraba la operatividad de la fuerza; alguien de su extrema confianza, reuniones secretas. DRUETTA ya había tenido su primer fracaso exponencial, cuando puso preso al "narco" Ascaini con un kilo de cocaína que terminó siendo azúcar.

Pero DRUETTA, como todos sabíamos, pero sin poder probarlo, no andaba la buena senda, PULLARO lo sabia pero lo apañaba; cuando se enteró que lo andaban rastreando fuerzas federales, lo protegió "creándole una división antisecuestros", donde gozaba de la insubordinacion a algunos superiores. DRUETTA recibía de manos del propio Daniel DI LENA, la suma de 30.000 pesos mensuales en conceptos de "gastos reservados", algo fuera de lugar, porque era dinero correspondiente a la Dirección de Prevención y Control de Adicciones.

Los hechos posteiores ya son conocidos por todos, el "amigo del ministro" fue detenido por estar involucrado en una causa por narcotráfico, PULLARO jamás hablo del tema con profundidad, por el contrario posibilitó un meteórico expediente administrativo para que el comisario se jubilara.

Ana VIGLIONE, es un caso sin precedentes, en un gobierno que se jacta de transparencia y sin corrupción, está aun al frente políticamente de la formación de policías en el I.Se.P., e incluso actúa como jurado de los concursos de ascensos, un bochorno del que PULLARO jamas podrá volver, poner en ese lugar a una persona que esta al aguardo de un juicio oral, en una causa de narcotráfico; y lo peor, hay un aval del propio Gobernador LIFSCHITZ, y el silencio cómplice en la Legislatura. 

El odio hacia la policía de Pullaro

El ministro, ha dado claras muestras de su desprecio por la policía, y los policías; se ha esforzado por demostrar lo contrario, y en casi cuatro años, solo uso a la fuerza como trampolín para aumentar su nivel de exposición, algo que logró, pero por el rotundo fracaso en materia de seguridad.

De hecho, estuvo a punto de enfrentar a Antonio Bonfatti, en una interna a gobernador, ideada por el propio LIFSCHITZ, lo que hubiese sido una derrota catastrófica.

Pullaro quiere protagonismo en diputados

Maximiliano PULLARO, es una persona con cierta perversidad, y así como actuó como ministro, como actuó en el armado de la lista de diputados, ahora va por el poder en la Cámara de Diputados; pero no lo hara solo desde ahí, sino con muchos amigos que ha logrado instalar en la justicia, y algunos favores en la institución policial, que si el gobierno que asume en diciembre no lo advierte, pueden perjudicar la gestión.

Por eso, cuando el ministro habla de "dejar una policía ordenada", hay que tener en cuenta, este pequeño raconto de hechos, que muestran que ha de dejar una policía en crisis, y una bomba de tiempo en materia de seguridad.

neo

Te puede interesar