CLAUSULA GATILLO: El gobierno provincial debe pagarla ajustándose a un dolar de 60 pesos, sino estamos quebrados

Gremiales 14 de agosto de 2019 Por
La provincia, que si bien paga la cláusula gatillo por detrás de la inflación siempre, lo que significa que los trabajadores suframos una depreciación nominal de la plata; debe saber que en septiembre la actualización debe ser no menos al valor de que un dolar; que es la realidad económica.
supermercado

Los trabajadores no somos responsables de que en nuestro país se habla más del dolar que del peso; ni tampoco la cultura o fiebre del dólar hay que asignársela siempre a la gente, y mucho menos al trabajador que no tiene pesos, mucho menos va a tener dólares; acá hay responsabilidades políticas desde hace décadas, y deben asumirlas quienes gobiernan.

Valga esta introducción para dejar bien en claro que UTRAPOL no se manifiesta contrario a la temática que se da desde la imposición de la cláusula gatillo, pero sí que esta tenga razonabilidad a la hora de implementarse; porque siempre el salario va detrás de los números del INDEC, y lo percibimos treinta días posteriores, entonces siempre vamos muy retrasados.

Por eso, atendiendo a que tendremos un dolar que no bajará de los sesenta pesos; y que es la moneda americana la que rige el mercado, impacta en los precios, que el gobierno provincial, ya se ajuste a partir de septiembre con una "cláusula gatillo real"; esperar "informes oficiales" sobre la inflación para pagar sueldos de septiembre en octubre, es una perdida de poder adquisitivo importante.

Los policías sufren la falta de actualización de pagos en los ascensos

El gobierno de Lifschitz, ha sido como el de sus antecesores en esto de retrasar no solo los ascensos, sino también a la hora de hacer efectivo el pago de los mismos, ya que jamas se percibe en tiempo y forma lo que corresponde.

Los decretos de ascensos suelen dictarse con dos años de retraso, y se cobran un año después, lo que significa que los trabajadores terminen cobrando migajas tres años mas tarde de producido su ascenso, vergonzoso; de ahí que cuando de salarios se habla, el gobierno debe ser responsable también en eso.

Lifschitz fue decayendo en la gestión, y la están pagando hoy los trabajadores estatales, en particular los policías.

Te puede interesar