MIGUEL ZALAZAR: "Pullaro tiene que abrir un dialogo con el trabajador, eso es central".

Gremiales 15 de julio de 2019 Por
La continuidad del ministro, a seis meses de dejar el gobierno le impone al mismo rever la gestión, básicamente con lo que tiene que ver con las demandas de los policías. Es necesario que el nuevo gobierno tenga la Mesa de Higiene y Seguridad Laboral ya electa.
1
- Miguel Zalazar - SECRETARIO GENERAL UTRAPOL

Desde las organizaciones sindicales siempre sostuvimos que uno de los problemas principales que afronta la gestión es la falta de flexibilización a la hora de responder a las demandas del sector; que los funcionarios o el gobierno se pongan en una posición rígida no hace cesar los reclamos, ni cambia nada, pues si el dinero no alcanza no se puede disimular; si la ropa no llega como se prometió se genera un clima de rareza, que se acentúa en la calle a la hora de dar respuestas sobre seguridad.

A veces hay que parar la pelota, y pensar como se juega en una cancha tan amplia, donde debe pensarse que en la policía hay una verticalidad indiscutida que tiene que ver con la operatividad de la fuerza, pero esa verticalidad no es rígida a la hora en que los trabajadores piden por sus derechos; de ahí, que manifestar, que no hay sindicatos reconocidos, que hay sectores oscuros, blancos o negros; eso no cambiará en nada, que un Estado no se haga cargo de un sector de trabajadores, quizá los mas castigados.

Cerrar un canal de dialogo como era la Mesa de Higiene y Seguridad, constituida justamente para atender demandas; retrasar los ascensos, no discutir cambios a la reforma de la Ley de Personal, no recibir los uniformes o su pago; no percibir los plus que por ley corresponden; ser pacientes con malos jefes que se quedan con las horas extras del personal, y muchas cosas más, son un caldo de cultivo para que la situación se transforme en una olla a presión, donde los trabajadores busquen todo tipo de alternativas, primero para que se sepa del malestar, y después a bajar los brazos; algo lógico en cada ser humano.

Si el gobierno o los funcionarios del Ministerio de Seguridad piensan que los policías solo están para contener los desbordes sociales porque puede haber un país en crisis inflacionaria, están equivocados; los policías son parte de la sociedad y también de la crisis; ellos no tienen una distinción en la góndolas de los supermercados, ni en los servicios de agua, luz o gas; la realidad económica también golpea en sus hogares, y es así donde debe hacerse foco; hay que tener una policía no solo profesional desde lo táctico; sino también una policía con plenos derechos.

No se trata de que un funcionario deba caerle bien a un empleado, pero tampoco que un funcionario no tolere los justos reclamos; se trata de que sin se amigables, cada uno cumpla con su rol, y eso se logra sobre la premisa de respetar los derechos del otro, sino se cae en aquella olla a presión que más arriba mencioné.

Te puede interesar