UNIDAD REGIONAL VI: Pavón Arriba ya tiene 39 cámaras y el índice de delitos más bajo de Santa Fe

Unidad Regional VI 03 de marzo de 2019 Por
El pueblo tiene unos 2 mil habitantes y un trabajo intenso en materia de seguridad. Es además el único iluminado con tecnología LED.
foto

Alrededor de 2 mil habitantes viven en la pequeña localidad de Pavón Arriba, ubicada en el departamento Constitución y a unos 50 kilómetros al sur de Rosario. Tiene una particularidad que la hace casi única en la provincia y es que cuenta con 39 cámaras de seguridad, una cantidad muy alta en relación a la cantidad de habitantes y la proporción del pueblo. Una especie de Gran Hermano al servicio de la comunidad pero con una gran ventaja; posee, según las autoridades, el índice de delitos más bajo de la provincia.

Pavón Arriba presenta un registro poco frecuente en materia de seguridad. Basta tener en cuenta lo que indican las páginas del libro de registro de la Comisaría de esa localidad: en los últimos seis meses se registraron sólo cuatro robos.

Si bien si existen denuncia por conflictos interpersonales, en el último medio año no han sucedido más que cuatro delitos vinculados con inseguridad del tipo de robo y hurto, ni tampoco se registraron faltas graves como hechos vandálicos.

"De los cuatro robos sucedidos en los últimos seis meses, dos fueron totalmente esclarecidos por la policía local, en trabajo conjunto con el centro de monitoreo comunal", comenta con el pecho ancho Ricardo Karami, jefe de la comisaría 9 de esa localidad.

Un elemento potencia aún más esos envidiables guarismos: la comisaría de Pavón Arriba cuenta tan sólo con dos agentes policiales.

Nuevas cámaras

El lunes 18 de febrero la comuna de Pavón Arriba amplió una vez más el plantel de cámaras destinadas a mejorar el control de la seguridad en la localidad. Actualmente hay 39 colocadas, que incluyen las dispuestas en las oficinas comunales, en el galpón de maestranza y la última incorporada, que fue una de última generación tipo domo, emplazada en la plaza principal del pueblo.

Las 12 primeras cámaras fueron adquiridas con programas provinciales y luego se continuó el equipamiento con fondos comunales, en una inversión que implica más de 100 mil pesos.

"Fuimos mejorando el sistema trabajando en coordinación la comuna y la policía. Hoy en día tenemos las 39 cámaras distribuidas de manera tal que no quedan puntos ciegos, o sitios que se nos escapen de las pantallas. Todo el pueblo está cubierto de un ángulo o de otro", aporta el joven presidente comunal peronista Walter Bastianelli. "Desconocer la importancia de la tecnología, hoy en día, es una locura. Y administrando eficientemente los recursos públicos, proyectos como estos son posibles", agrega.

El monitoreo se cubre desde la comuna con una computadora que guarda las imágenes durante 30 días. Además, el comisario y el presidente comunal lo pueden seguir en tiempo real desde sus teléfonos, para hacer más eficientes la respuesta policial. Según datos de la propia policía, gracias a este sistema de video vigilancia en los últimos 6 meses hubo 4 robos, y gracias a las cámaras se pudieron solucionar rápidamente dos de ellos.

Infieles abstenerse

Entre lo que jocosamente podría establecerse como una desventaja es que todo está guardado en la memoria de las 39 cámaras; al menos por 30 días corridos. En el pueblo no son pocos los que aplauden esta situación, aunque también están los "picaflores"; esos que les gusta visitar hogares ajenos aunque no necesariamente sea para cometer algún robo, a los que obviamente semejante control no les cae nada bien, dicen por ahí.

Las principales víctimas de las cámaras son los ladrones o los que quieren cometer algún ilícito en otras casas. Pero los que los que también pueden llegar a ser víctimas de este ojo observador son los eternos infieles, o pata de lana como les dicen en el pueblo, ya que ellos también pueden ser captados por las cámaras en el caso que quisieran ir de visita a otras viviendas con fines que no necesariamente estén vinculado a un robo material.

Otras medidas

Pavón Arriba, conocida como la Capital Provincial del Durazno, no tiene más de 2 mil habitantes. Contaba con 1992 en el censo de 2010, y 1.978 en el del 2001. Es realmente chica. Sin embargo, además de las cámaras, lleva desarrollados otros emprenimientos para favorecer la seguridad. Tal como lo publicó oportunamente LaCapital, el año pasado se convirtió, con más de 350 luces colocadas, en la localidad pionera en Santa Fe en tener la zona urbana completa iluminada con tecnología LED.

Este sistema contribuye a un ahorro del 60 por ciento en relación la iluminación anterior, ayuda a cuidar el medio ambiente, aporta mayor claridad y potencia en la luz que brinda y favorece la seguridad

Bastianelli recordó que las autoridades vienen trabajando desde 2014 en este recambio, "una más de las obras que hemos podido hacer en la localidad". Y comentó que "hubo cuadras a las que tuvimos que agregar columnas, lo cual nos permitió una mejor instalación. Las primeras luces se pusieron con un programa nacional, el Más Cerca, y las últimas 200 se instalaron con fondo propios. El haberlo hecho con recursos genuinos es gracias a los contribuyentes que pagan sus tasas, y que nos han acompañado", valoró el mandatario.

"De los cuatro robos denunciados en los últimos seis meses, dos fueron totalmente esclarecidos"

Fuente: Diario La Capital

Te puede interesar