ROSARIO: Le quebró el brazo a una policía que le retuvo la moto

Unidad Regional II 07 de febrero de 2019 Por
Un joven de 23 años terminó detenido junto a su acompañante. Circulaban sin caso ni papeles y se pelearon con la agente en un control.
motos

Un motociclista le fracturó el brazo a una mujer policía cuando ésta le retuvo la moto en un control de rutina en la zona sur. Circulaba junto a otro hombre sin casco y reaccionó con furia en el retén policial. La agente debió ser operada, se recupera satisfactoriamente y el irascible conductor terminó detenido.

La agresión se produjo durante la noche del martes en Francia y Fragata Sarmiento. Allí, Lucila V., una agente de policía de 25 años, realizaba tareas de patrullaje junto a un compañero cuando detectó a dos individuos que circulaban sin casco a bordo de una moto y les ordenaron que se detuvieran.

Ante el pedido de los agentes para que les exhibieran la documentación del vehículo, ambos les dijeron que no la tenían y los uniformados les informaron que debían remitir la moto al corralón.

La sanción desató la furia del conductor de la moto que "comenzó a forcejear con la suboficial hasta que directamente la tiró por el aire y, al caer, se golpeó el brazo que finalmente se determinó estaba fracturado", detalló el jefe de la Unidad Judiciales de la Policía, Natalio Maciani.

Convocados los refuerzos, Lucas N., el conductor de la moto, de 23 años, y Joel S., su acompañante de 22, fueron detenidos, al igual que un tercer hombre del barrio que, según fuentes de la Policía, salió en defensa de los jóvenes agrediendo a los agentes y también resultó demorado por algunas horas.

Tanto desde la Policía como desde la Dirección de Tránsito del municipio admitieron que cuando realizan controles encuentran resistencia y hasta intentos de fuga por parte de conductores, pero aclararon que "las situaciones con este nivel de agresividad son excepcionales".

No es la primera vez que se registran resistencias por parte de conductores en los controles. Sólo por contar los hechos de 2018, en enero, un vehículo que se dio a la fuga en la esquina de Pueyrredón y Salta terminó embistiendo a un joven que sufrió traumatismos de cráneo; y en mayo, otro auto se fugó circulando por el cantero central de bulevar Oroño y chocó contra un móvil municipal.

"Sólo de controles de alcoholemia se están llevando adelante unos 37 mil anuales y en total, sumamos unos 100 mil controles vehiculares globales al año. Puede haber problemas con los conductores, pero no siempre de esta magnitud", explicó el director de Tránsito, Gustavo Adda, y señaló que "bajo ninguna circunstancia se justifica esta actitud".

El funcionario remarcó "la necesidad de que el hecho, de suma gravedad, sea sancionado con todo el peso que corresponde".

El responsable de la División Policiales coincidió en que durante las fiscalizaciones que en forma conjunta se llevan adelante "puede haber agresiones verbales o algún golpe de puño, pero rara vez de esta magnitud".

Fuente: Diario La Capital

Te puede interesar