BALANCE: En un año difícil, nuestra policía tiende a dar respuestas a la inseguridad. El gobierno va recomponiendo lazos

Gremiales 31 de diciembre de 2018 Por
La inseguridad expone a los policías por encima del resto de los trabajadores, en estos tiempos; aun en la adversidad, sigue habiendo un compromiso de la mayoría por seguir siendo un servidor público comprometido. Quizás a tiempo, el gobierno vuelve sobre sus pasos, y reencausa la relación con la fuerza.
foto

No vamos a redundar sobre las ya largas editoriales que se han hecho sobre la inseguridad y la policía en el año 2018; es sabido por todos que se ha transitado un año dificilísimo, donde particularmente el enfrentamiento con bandas narcos le ha costado a la fuerza en algunos casos, enfrentar y poner tras las rejas a propios policías, claramente en el mundo del delito.

Pero jamás se han bajado los brazos, cuando se tomó el timón de una nueva conducción allá por febrero de este año, los directores generales Marcelo VILLANUA y Carlos PROSS, jefe y subjefe de policía, sabían que había un gran desafío por delante, y seguir sosteniendo las políticas de seguridad, produciendo los cambios necesarios en materia de operatividad para optimizar la prevención.

Nuestros compañeros han puesto todo el empeño en cada lugar, la Guardia Rural "Los Pumas", en los campos; la Policía Vial en rutas; Infantería, Comando, Motorizada, Orden Público, PAT, Policía Comunitaria, TOE, PDI, Drogas en las calles haciendo lo mejor de su profesión.

Nos reconforta la acción de compañeros de Bomberos salvando vidas en un accidente, u otros compañeros arrojándose a las aguas para salvar a alguien que quería quitase la vida; o a aquellos que han hecho de parteros; todos entregados sin medir consecuencias para salvar vidas.

También hemos tenido la adversidad de haber perdido compañeros por diversos motivos, pero jamas se bajaron los brazos; hay un compromiso con la gente, y hay ganas de seguir haciendo lo que mejor sabemos y lo que nos gusta, ser policías.

Nosotros y el gobierno

Casi nunca la relación entre los empleados y los patrones suele ser de las mejores, mucho menos en el sector estatal y para con policías; no obstante ello, paulatinamente, funcionarios de la cartera de seguridad han ido entendiendo que esto no se trata de egos, ni de una lucha de lugares, pues, nosotros somos policías y ellos son políticos, y cumpliendo cada cual su rol, el resultado sera siempre el mejor.

Aunque la rispidez que suele haber con los trabajadores está mas signada a cuestiones netamente laborales; sueldos, ascensos, disposiciones internas inconvenientes; y que no entendidas de un lado o del otro, no abonan el mejor bienestar.

Pero es justo, esto de señalar que va tomando cauce esto de empatizar más de un lado y del otro; medidas del ultimo tiempo como el aumento de la hora del servicio de policía adicional, horas extras, y la aceleración de los ascensos dan muestras que las demandas están siendo satisfechas.

Seguramente en 2019, habrá que redoblar el trabajo, particularmente en un año electoral, donde la cuestión de la seguridad sera uno de los pilares de los candidatos, quienes suelen tener una crítica innecesaria hacia los trabajadores, en lugar de hacerla a quienes corresponde.

Llegamos a un nuevo año sabiendo que podemos seguir dando lo mejor como policías que somos.

Te puede interesar