MIGUEL ZALAZAR: Brasil tiene una diputada policía porque quizás entienden mejor el "espíritu de cuerpo"

Interés General 09 de octubre de 2018 Por
Desde las distintas organizaciones sindicales, venimos planteando la necesidad de llegar a la legislatura a través del voto popular, para eso, primero debemos cimentar el electorado de la familia policial.
Captura de pantalla (851)

Quizá los brasileros entendieron más rápido que nosotros lo que significa estar en lugares de representación política; y mucho de eso tuvo que ver con el espíritu de cuerpo de la Policía de San Pablo; y de la familia policial lógicamente.

Katia Sastre, que ganó popularidad por haber matado a un criminal en plena calle, y así pudo tener un nivel de conocimiento entre sus pares y el resto de los paulistas.

Nosotros en Santa Fe, tenemos canales de comunicación donde todos nos conocemos; podemos tener más o menos afinidad; pero lo que no podemos es dejar pasar por alto, que es la herramienta más poderosa con la que contamos, y que no depende de nadie para que ingresos a la Legislatura a cambiar las leyes que nos perjudican siempre.Captura de pantalla (850)

Ya lo hemos en oportunidades anteriores varios policías en actividad, lo hemos realizado primero como punta de lanza, pero ademas para que nuestros compañeros pierdan el miedo, y entiendan que hay derechos que nosotros no ejercemos porque siempre nos meten en la cabeza que no podemos, que nos pueden sancionar, o el que dirán los políticos; nada de eso ha sucedido, solo es cuestión de animarse, ponerle ganas, y es entre todos.Captura de pantalla (848)

Pensar en que si el socialismo, el radicalismo, el justicialismo o algún otro sector políticos ha de bregar por nuestros derechos, es casi una utopía, día tras día vemos como nos cuesta más que se nos reconozcan derechos de nuestra carrera policial, avasallan con acciones que nos perjudican, siempre ha sido así; y no nos hemos dado cuenta que la herramienta la tenemos nosotros para decidirlo.Captura de pantalla (854)

Cuando nosotros no ocupamos los lugares que podemos, simplemente los ocupan otros, que no son mejores, sino mas astutos a la hora de las componendas partidarias y electorales; los policías tenemos un poderío electoral casi como nadie; y por eso debemos usarlo, usarlo bien, con la Constitución en la mano.

Si somos capaces de solidarizarnos casi el noventa por ciento de la fuerza con la mala fortuna de un compañero; si somos capaces la mayoría de nosotros de enojarnos con algún funcionario que nos quita derechos; como no vamos a ser capaces de juntarnos para entrar en el mismísimo lugar donde se hacen las leyes.

Te puede interesar