SALTA: Dolor en El Galpón, historias de los cinco policías muertos en la ruta nacional 16

Interés General 05 de septiembre de 2018 Por
Estuvieron de servicio hasta las 6 de la mañana y una hora después chocaron cuando volvían a sus pueblo. Hubo otras tres víctimas.
policas salta

En El Galpón, a 160 kilómetros de la capital de Salta, viven unas 15 mil personas. En la mañana del martes, la noticia de las 8 muertes en la ruta nacional 16 impactó en todos. Cinco de las víctimas de la tragedia vial eran policías y muchos de los vecinos los conocían, tenían un vínculo cotidiano. De las otros tres fallecidos aún no se conocen las identidades.

De cada uno quedó una historia por contar: la anécdota del día que uno de ellos se probó en un club de Italia, los recuerdos de las vacaciones, los proyectos que quedaron por la mitad, sus carreras en la fuerza.

El choque fue a las 7.25 en el kilómetro 685 de la Ruta Nacional 16, cerca de la localidad El Galpón. El impacto frontal se dio entre una camioneta Renault Kangoo y un Volkswagen Gol Trend.

 Una mujer civil y un oficial de la policía, que fue identificado como Javier Olivera, que viajaban en el vehículo utilitario, fueron trasladados con heridas de gravedad y su estado es reservado.

"No lo puedo creer hace unos días me hizo un control vial y charlamos un ratito. Una profunda tristeza invade hoy a mi querido pueblo de El Galpón. Un abrazo". Eso posteó Maria Elena Monico en el muro de Silvia Lucena, la "hermana del alma" de Elisabeth Lucena, la oficial que trabajaba en en comisaría 30 de Metán, a media hora de El Galpón.

Eso da cuenta de lo cercano que eran todos en el pueblo. "Tenía 32 años y toda una vida por delante. Ella era de El Galpón y volvía ésta mañana desde Metán después de haber trabajado", cuenta Silvia a Clarín, en medio del viaje desde Justiniano Posse, Córdoba, donde vive, hasta su pueblo, para despedir a su amiga.

Morocha, de largos rulos, Elizabeth tenía en su portada de Facebook una foto con su sobrina, Cata. "Suelta tus alas y vuela alto, muy alto.. mi ángel, mi estrella predilecta", escribió Silvia junto a una imagen en las que se ve a las dos junto a un río.

Otra de las víctimas era José Oliva de la División Lacustre. Era sargento y compañero de Elisabeth en la Comisaría 30 de Metán.

Según publicó Qué pasa Salta, Valentín Rodríguez era el sargento ayudante que manejaba el auto. Había prestado servicio de las 22 del lunes hasta las 6 de este martes, poco menos de dos horas antes del choque. Como todos hablan en El Galpón y publica ese medio, sus ganas de trabajar hicieron que le faltara descanso, "por lo que se especula con que se habría dormido mientras conducía y se cruzó de carril".

Su compañero en el Centro Coordinación Operativa (CCO) era Sergio Maldonado. Juntos, murieron en ese auto. Sergio era de Joaquín V. González, a 80 kilómetros de ese pueblo, y hace dos años fue trasladado a El Galpón.

A diferencia de Valentín, este oficial, de 39 años, "era solo". Así lo describen sus allegados. Y, también, "viajero". "Era una excelente persona, todavía no lo puedo creer", dice a Clarín Néstor Rubens. "Ayer (por el lunes) estábamos conectados por Facebook charlando cómo hacer para poder viajar en las próximas vacaciones. Ya planeando todo y se me fue antes", narra. Hacía 8 años que los dos se iban juntos de vacaciones.

"Queríamos volver a Camboriú. Este año fuimos por primera vez y nos gustó mucho. Estábamos renegando un poco por la suba del dólar, pero tratando de buscar la solución para volver", sigue. Cuando no estaba de servicio, viajaba de nuevo a González para estar con sus amigos y su familia. "Era muy familiero, venía a visitarnos siempre", cierra el hombre. Desde este martes, él también tiene como foto de perfil una junto a su Sergio en las playas de Brasil. Lo vio por última vez hace dos semanas.

Y César Paz, alias "kiko" o "Demonio", era el oficial de la Comisaría 30 que tenía dos pasiones bien marcadas: el fútbol y servir en esa Fuerza. Eso lo compartía con Florencia Diaz, su mujer. Sebastián Mix Orellana, su amigo, cuenta a Clarín que nunca le preguntó por ese segundo apodo. Pero cree que "es por su manera de jugar al fútbol".

"Siempre estaba con una sonrisa y levantaba el ánimo. Además, era conocido porque en su adolescencia tuvo la gran oportunidad gracias al fútbol de ir a jugar a Italia. Lo probaron en la Fiorentina", asegura Sebastián. La última vez que lo vio fue el domingo, en la cancha de Metán, donde estaba haciendo "adicional".

Actualmente jugaba en la primera división del Club Argentino del Este.

El diario local El Tribuno ​informó que los agentes fallecidos se trasladaban en el Gol Trend y se dirigían a El Galpón, donde vivían, tras haber terminado su turno de trabajo a las 6.

En la Kangoo viajaban otras tres personas. La camioneta era utilizada como remís.

Fuente. Diario Clarin

Te puede interesar