ROSARIO: Un asaltante resultó herido en un recio enfrentamiento con policías en la zona oeste

Unidad Regional II 13 de junio de 2018 Por
Un llamado al 911 alertó que una pareja había entrado a mano armada a robar en una vivienda ubicada en Sívori al 5.500. Al llegar la policía, los delincuentes escaparon por los techos y hubo un intercambio de disparos.
detenido

Un recio enfrentamiento armado entre policías y dos asaltantes -un hombre y una mujer- que habían entrado a robar a una casa y escaparon por los techos se registró hoy poco antes del mediodía en la zona este de la ciudad. El hombre resultó herido, mientras que la mujer logró darse a la fuga y es intensamente buscada.

Entraron con un sorprendente ardid: tocaron el timbre y cuando del dueño de casa abrió la puerta, la mujer comenzó a increparlo diciéndole que el hijo que estaba era suyo y que tenía que hacerse cargo. Aprovechando la confusión entraron en la vivienda y comenzaron a buscar dinero y objetos de valor.

Alrededor de las 11.30, un llamado al 911 da cuenta de que se había producido una "entradera" en la vivienda ubicada en Sívori al 5.500. Una pareja armada entraron en la casa, redujeron a sus ocupantes y, cuando buscaban dinero y objetos de valor, fueron sorprendidos por una patrulla que llegó al lugar.

Al verse acorralados, escaparon por los techos. De inmediato, se suscitó una persecución en la que delincuentes y policías intercambiaron disparos. El ladrón recibió un disparo en la pierna izquierda que lo dejó fuera de combate, mientras que su cómplice logró darse a la fuga cubriéndose a tiros.

El asaltante herido fue atendido por personal del Servicio Integrado de Emergencias Médicas (Sies), que lo trasladó al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde recibió las primeras curaciones. Pudo saberse que, pese a la herida de bala, el detenido -Angel E., de 21 años, con antencedentes penales- está fuera de peligro.

Guillermo Garaycochea, de 54 años, quien se hallaba en la vivienda en el momento en que irrumpieron los delincuentes, resultó con heridas que obligaron a su atención médica. Según su testimonio, los asaltantes actuaron armados y violentamente, golpeándolo para que revelara donde ocultaba el dinero y las alhajas.

En poder del detenido se hallaron dos celulaers, 900 dólares, mil pesos, alhajas y una cámara digital. Trascendió, además, que tenía en su poder una pistola Bersa calibre 40 cargada, la que habría usado para cubrir su fuga cuando llegó la policía, y que tendría un frondoso prontuario y estaría en libertad condicional.

Fuente. La Capital

Te puede interesar