BUENOS AIRES: Una posible sublevación policial que preocupa a Vidal y a Ritondo

Interés General 06 de mayo de 2018 Por
Nuevos hechos de violencia contra las fuerzas policiales volvieron a poner en foco una realidad que Cambiemos quiere ocultar: desde los comisarios para abajo, la bronca va en aumento.
poliia bs as

Los uniformados se sienten traicionados por María Eugenia Vidal, a quien eligieron en las urnas, creyendo en un cambio que nunca llegó.

Desprotegidos. Los hechos de inseguridad van en aumento y los uniformados son el blanco de muchos ataques en todo el territorio bonaerense. Sin soluciones concretas, cada jornada salen a las calles a cumplir con su rol sin saber si vuelven a sus hogares. A pesar del blindaje de los grandes medios de comunicación, la crisis social y económica en Argentina está teniendo sus peores expresiones en las calles.

Engañados. Previo a las elecciones, en todos los debates de campaña, la actual gobernadora prometió poner a la Bonaerense en el lugar que se merece, equiparándola salarialmente c on la Policía Metropolitana. Lejos de ello, el poder adquisitivo de los efectivos cayó en picada, siendo un fiel reflejo el magro aumento del 15% en 3 cuotas para este 2018.

Expuestos. Uno de los últimos reclamos de los policías giró en torno a ponerle fin a los calabozos en las Comisarías, que a pesar de estar clausurados, se siguen utilizando para alojar detenidos y en muchos casos multiplican la cantidad para los que estaban habilitados cuando funcionaban. Hasta entonces, Fabián Perroni, jefe de la Fuerza, les bajaba línea a los comisarios para que se “banquen” a los presos en las Comisarías, aun sabiendo que es ilegal. Sin otra opción, ya que de lo contrario eran castigados por Guillermo Berra (titular de Asuntos Internos), los comisarios debían agachar la cabeza, sabiendo que si había algún desmán en el calabozo serían ellos los responsables.

En este contexto, al ministro de Seguridad Cristian Ritondo se le quemaron los papeles. Sus brazos ejecutores, los jefes de Departamental, no pueden contener la bronca de los comisarios y del resto del personal. Tras el ataque a la Comisaría 1ra Sur de San Justo en donde la sargento Rocío Villarreal fue gravemente herida por delincuentes, se sumó un asalto en un destacamento en la localidad de Quilmes, donde el oficial Carlos Mariscal se salvó gracias al chaleco.

A su vez, las políticas económicas de Cambiemos también perjudicaron a la economía familiar de los uniformados, que en diversas ocasiones se vieron obligados a reprimir a trabajadores, pares suyos. Este plan de ajuste solo se sostiene con represión, ¿pero cómo es llevado a la práctica con la Bonaerense en contra?

Fuente: Agencia Nova

Te puede interesar