SILENCIO ABSOLUTO: El Subsecretario de Policías Especiales esta desparecido. No paga los alquileres de las Casas Comunitarias, ahora el caso Druetta

Interés General 15 de abril de 2018 Por
El sálvese quien pueda dentro del Ministerio de Seguridad puso en jaque a Rolando Galfrascoli que fue corrido de la escena del escándalo del no pago del alquiler de las casas comunitarias; ahora como jefe político de Alejandro Druetta no salio a hablar a los medios.
Captura de pantalla (1060)

El dueño de la propiedad ubicada en San juan y La Rioja de Santa Fe, donde funciona a medias una casa comunitaria hoy, luego de la presión de los vecinos de Barrio Roma, aún espera que alguien le diga que se hizo con la plata que cobró un tal Guillermo Suffiti por reparaciones, las que nunca llegaron a su poder; y cuyo único responsable es el Subsecretario de Policías Especiales, el socialista Rolando GALFRASCOLI.

Cuando el barco se hunde, los comandantes suelen quedarse hasta el final, y por orgullo junto al capitán suelen morir de pie dentro de él; claro, aquí no parece ser lo mismo, y el capitán Miguel LIFSCHITZ, es uno de los primeros en tener salvavidas y hasta un vote para abandonar el barco, otros de menos jerarquía huyen como ratas, le disparan a las aguas turbulentas que comienzan a ganar la espantosa gestión.

Druetta es Galfrascoli

Por ahí dicen que Alejandro DURETTA tenía un amplio apoyo del Ministro, y eso es una verdad a medias, por qué? Porque la jefatura de Druetta al frente de Contrainteligencia, dependía directamente de la Subsecretaría que comanda Rolando GALFRSCOLI, y fuente de la cartera de seguridad así nos lo hicieron saber, más aún, allegados sostuvieron que fue el mismo quien lo pidió par ese cargo.

Será por eso que el funcionario socialista no sale a loe medios a hablar de los allanamientos que se hicieron en la casa de "su protegido". Nada es casual, y ahora la lupa esta puesta en lo político sobre GALFRASCOLI, y ya hay legisladores que quieren impedir la llegada de este la Policía de Investigaciones, entienden que ello sería un grueso error para la seguridad publica y judicial.

Estamos entrando en un embudo muy peligroso y de alto nivel de corrupción, donde puede haber sorpresas, incluso con gente que inesperadamente puede probar la sensibilidad de las esposas policiales, muy pronto.

Te puede interesar