SEMANA CLAVE: El gobierno debe definir la discusión salarial, nosotros queremos ser parte

Gremiales 03 de abril de 2018 Por
No dialogar en un plano horizontal sobre nuestras necesidades laborales nos hace ver que no hay demasiada voluntad.
policias reclamos

Sabemos de la conducción política por sobre la policía, y siempre los funcionarios se han encargado de remarcarla, aunque muchas veces el límite de las responsabilidades se corte en un comisario; y esa supremacía verticalista no puede funcionar de esa forma cuando se pretende hablar de un salario, o de mejoras laborales, puesto que no se admite el debate, eso es lo que queremos se entienda.

Nosotros, los policías de jerarquías inferiores a la de la Plana Mayor, tenemos sumo respeto por dichos cargos, creemos que son policías con casi treinta años en la fuerza y tienen experiencia; ahora, cuando debe hablarse de dinero, de sueldo, de salario, o como prefiera llamarse, esa capacidad y esa competencia no es absolutamente objetiva, imparcial, ya que de entrada los funcionarios políticos marcan la cancha de que es lo que esta el gobierno dispuesto a dar. En ese entendimiento, alguien puede creer que puede haber debate? No.

La Comisión de Higiene y Seguridad en 2013, nació y surgió como una necesidad de que haya una expresión de los policías sobre los diferentes planteos y necesidades básicas del personal, y era el comienzo de una provincia que parecía sentar bases solidadas de una democracia policial en un cien por cien, que siempre estuvo a medias;: siempre decimos, solo se exigen obligaciones, mas no se conceden derechos.

Hay herramientas para el dialogo, hay mecanismos para un entendimiento, pero no podemos poner siempre nosotros los policías la buena voluntad ante un gobierno que muchas veces se obstina en negarnos cada una de las cosas, no solo que se nos deben; sino en otras tantas que se han comprometido.

Estamos en tiempos difíciles, siempre lo decimos, el policía no es un agente externo de la sociedad, sino que es parte, por lo tanto pasa las misas vicisitudes que otra trabajador, pensar que un uniforme y un arma en la cintura desdibuja al ser humano, al ciudadano que lo viste, es seguir sosteniendo el viejo discurso de que solo somos un numero.

Te puede interesar