ESTADOS UNIDOS: El 'asesino de policías' ríe, aplaude y hace llorar al jurado que recomendó la pena de muerte

Interés General 29 de marzo de 2018 Por
Luis Bracamontes se rio al escuchar el veredicto de un jurado que sugirió que lo condenen a la pena capital por haber matado a tiros a dos agentes del Sheriff en Sacramento en octubre de 2014. La defensa ha argumentado que su cliente está mentalmente enfermo.
bracamonte

Un jurado recomendó la pena de muerte para Luis Bracamontes por el asesinato de dos policías en el norte de California hace cuatro años. Al escuchar el veredicto, este mexicano protagonizó otra escena inquietante, sonriendo y aplaudiendo como si hubiese ganado un premio. Tras presenciar ese acto, algunos miembros del jurado salieron llorando de la corte.

Bracamontes, un indocumentado de 51 años, pasó la mayor parte del juicio con una sonrisa en su rostro y no cambió ese gesto ni al escuchar los detalles sobre cómo mató a tiros a los agentes Danny Oliver y Michael Davis Jr el 24 de octubre de 2014. Este hombre había pedido que agilizaran el proceso judicial y que lo condenaran directamente a la pena capital. Además, amenazó con matar a su defensor público y al jurado. 

En febrero, al ser declarado culpable, él expresó con ironía: "Voy a matar a más policías pronto".

Bracamontes siguió riendo este martes al ver al jurado y a los familiares de los policías asesinados en el tribunal. Aunque esta vez ellos no se quedaron de brazos cruzados. "Yo le sonreí de vuelta a propósito", dijo afuera de la corte Jeri Oliver, la madre del agente Danny Oliver, al diario Sacramento Bee.

Oliver contó que ella y la madre del agente Davis, Debbie McMahon, acordaron que así lo verían al escuchar el veredicto. "Decidimos que íbamos a sonreírle", señaló.

Por su parte, la hermana del agente Oliver, Phyllis Sylvia,catalogó al asesino como "un cobarde".

Según la acusación, Bracamontes le disparó al agente Oliver, del Sheriff del condado de Sacramento, afuera de un motel, desencadenando una persecución a lo largo de unas 30 millas y que duró varias horas. Este se rindió después de un largo enfrentamiento a tiros, en el cual hirió mortalmente al detective David, del Sheriff del condado Placer.

Su defensa argumentó que este hombre que ingresó ilegalmente a Estados Unidos en varias ocasiones estaba paranoico por el consumo excesivo de metanfetamina cuando asesinó a los dos policías. Alegan que está mentalmente enfermo y que no debió enfrentar este proceso judicial.

La esposa de Bracamontes, Janelle Monroy, de 41 años y quien estuvo con él durante los hechos, fue hallada culpable del asesinato del agente Davis y de otros nueve cargos en febrero pasado.

Este caso atizó el debate migratorio. La campaña de reelección del presidente Donald Trump emitió un comercial en enero, durante uno de los cierres del gobierno federal, en el que se mencionaron los asesinatos de Bracamontes y se acusó a los demócratas de ser "cómplices" de estas muertes.

Te puede interesar