COBRAR LOS GASTOS: La ley de personal es clara, podemos pedir el reintegro por lo uniformes y más

Gremiales 19 de marzo de 2018 Por
Lo dijimos sobre la extensión de las horas de servicio ordinarias, donde deben reclamarse el pago de horas OSPE. Los derechos debemos ejercerlos.
reclamo

Muchos de nuestros derechos no son ejercidos, primero porque hay una pata estatal que se posa sobre nosotros para que no podamos expresarlos, a veces de manera muy visible, otras de manera más sutil, aunque con la misma intensidad por parte de propios policías en cargos jerárquicos; pero, en verdad, también somos nosotros quienes no motorizamos que se pongan en movimiento.

Para los más nuevos en la institución, queremos decirles que cuando se produjo un acuartelamiento en el año 1986, gobierno de José Vernet, se zanjó  ese conflicto otorgándole al personal policial una asignación remunerativa y otra no remunerativa, hecho este bajo la Ley 9561. Esa suma nunca fue abonada, razón por la cual muchos policías iniciaron primero reclamos administrativos, y luego vía judicial, y en julio de 2011, 4.200 policías que litigaron -y ganaron- contra el Estado santafesino, cobraron las cifras adeudadas.

Con esto, le queremos significar, que ES IMPORTANTE dejar asentado el primer paso, para comenzar con el reclamo formal; de esta forma quienes estén gobernando deben saber que no deben tomar al empleado como esclavos; pero que además tenemos el derecho de hacerlo.

La Ley de Personal dice en su artículo 107: El personal que en razón de actividades propias del servicio deba realizar gastos ordinarios y extraordinarios, tendrá derecho a su reintegro en la forma y condiciones que determine la reglamentación. Pues bien, esto comprende por ejemplo el uniforme que pagamos durante todo 2017 y lo que va de este año, como así cualquier situación extraordinaria que genera gestos de traslados, comidas, etc.

Seguramente alguien podrá argumentar que no hay reglamentación sobre ello, pues bien, ese es un problema del Gobierno, del Ministerio de Seguridad, no es nuestra; en algún momento ha de reglamentarse, esperemos hacer fuerza para que sea pronto, y deberán pagarnos peso por peso.

Para quienes han comprado uniformes o hecho cualquier gasto devenido en el servicio y que no debió ser costeado por nosotros, deben hacer el reclamo presentado facturas certificadas en tribunales y guardar la original; también sirven como documentación a nuestro entender, los registros de los pagos que hay por débito, y sobre esos pagos, si has extraviado la factura, podes pedir la copia en el comercio donde adquiriste las prendas, o compraste un pasaje de colectivo.

También tenemos gastos de traslados, algunos de ellos, que son por razones de servicio, y que no son abonados, haciendo una interpretación errónea de la normativa vigente, dice el texto legal de la Ley de Personal en su articulo 108: "El personal que sea trasladado a una localidad distante a más de sesenta (60) kms. de su anterior destino, tendrá derecho a una indemnización equivalente al cincuenta por ciento (50%) del sueldo básico que corresponde a su grado, la que en ningún caso será inferior al monto del sueldo básico del suboficial de policía y se liquidará anticipadamente. La indemnización no corresponderá al personal que haya solicitado su propio traslado"

Sobre esta situación, y no pocas veces ocurre, sobre todo en direcciones, o unidades operativas provinciales, donde la creencia es que por solo una resolución interna alguien puede trasladar a un policía de Reconquista a Villa Constitución porque es de la Policía Comunitaria; o de Tostado a Rosario porque es de "Los Pumas", o de San javier a Sastre porque es de PDI; no es así.

Esas interpretaciones, son las que hacen quienes no quieren gestionar ante el poder político lo que nos corresponde por ley; es hacerle el juego a los funcionarios; y no se trata de quedar bien con nadie, ni de cuidar el bolsillo del gobierno, se trata de lo justo; y ningún trabajador puede moverse a más de sesenta kilómetros si no le es pagado la indemnización pertinente.

Reclamar es un derecho y debemos exigirlo, los superiores deben acompañar cada reclamo de un subalterno, hay que terminar con taponar el derecho de un compañero, hay que terminar con lo que pareciera es un destornillador a la inversa que en vez de salirse hacia arriba lo hace hacia abajo, pretendiendo aplastarnos.

Si nosotros no ejercitamos lo que nos corresponde, nadie lo hará.

Te puede interesar