MIGUEL LOPEZ: "A mi hijo lo obligan a cagar a la gente, a hacer actas inexistentes, quieren que fabriquen procedimientos".

Interés General 12 de marzo de 2018 Por
El suboficial de la Guardia Rural "Los Pumas" y padre del suboficial Matías Lopez, de la Policía Vial, herido en un operativo policial el viernes pasado en horas de la noche; manifestó el mal momento por el que están pasando, y atribuyó la responsabilidad a superiores policiales.
lopez

El sargento ayudante Miguel LOPEZ (antigua jerarquía con la que le gusta lo reconozcan), de la Guardia Rural "Los Pumas", muy consternado, se comunicó con UTRAPOL Noticias, para hacer conocer los padeceres de su hijo en la Unidad Operativa nº 2 de la Policía Vial, y que casi le cuesta la vida por hacer las coas bien en un procedimiento.

LOPEZ, sostiene que todo lo ocurrido es responsabilidad de superiores de la Policía Vial con asiento en Rafaela, quienes lo "regalaron" tanto a su hijo Matías, como al compañero Matías Cuevas. 

Este suboficial con casi veintiséis años de servicio, no entiende como mandaron dos chicos con poca experiencia, a un operativo en ruta, sin custodia de otros policías con armas largas.

LOPEZ, sostiene que pudo recoger de la información de compañeros, que no había una orden de operaciones para ese control en la intersección de las rutas 19 y 13, y que la orden verbal es que de los tres efectivos, uno debe quedarse en la casilla móvil, y que esa noche, una femenina estaba en Josefina cumpliendo esa misión; no obstante ello, cuando entrevistó al subjefe de la Unidad 2, oficial MATINEZ, este le Negó tal orden, sosteniendo que debieron haber estado los tres en el chequeo; lo cual es falso, según el sargento Miguel LOPEZ.

El procedimiento

Según LOPEZ, se han escrito y dicho muchas cosas que no son ciertas, donde ponen a su hijo Matias, como un narcotraficante; y que su hijo terminó con la llave del vehículo Toyota Corolla y droga, porque estaban efectuando la requisa, y fue ahí donde los atacaron.

Relata, "cuando les piden los datos a los malvivientes, los comienzan a requisar, primero les saca las llaves, y después le sacan droga; entonces ahí, uno de los malvivientes, le dice a mi hijo, PARA LOCO, VAMOS A ARREGLAR, mi hijo le dice que no arregla con nadie, y cuando consulta con su compañero, y deciden llamar a sus superiores, fue ahí cuando los delincuentes, escuchan la conversación y les disparan".. 

El allanamiento

Miguel LOPEZ, se ha sentido muy mal por un allanamiento llevado a cabo en su casa de la ciudad de Vera, Dijo, "Me dieron vuelta toda la casa, no encontraron nada, porque somos una familia de policías con mayúsculas; tengo dos hijos en la fuerza de seguridad, somos gente decente, y pongo las manos en el fuego por mis hijos; lo que tengo en mi casa lo he hecho con sacrificio".

Agrega LOPEZ, "Hago changas para que la plata me alcance, me rebusco trabajando, no vendiendo droga, ni yo ni mis hijos. Estoy dolido porque me rompieron una puerta que vale diez mil pesos".

"De mi casa se llevaron un rifle que no funciona, que es una herencia de mi suegro, y una balanza con la que peso comidas, hago postres, y la sacaron de la cocina no oculta en ningún lugar de la casa; y teléfonos viejos con los que juega mi nieto".

Obligados a hacer actas inexistentes

Muchos chicos de la Policía Vial hacen las cosas bien, y quieren hacerlas, sostuvo LOPEZ, pero son maltratados y obligados por superiores a inventar actas de infracción, es que no hay infracciones.

"Los chicos tienen que hacer 30 o 40 actas de infracción por guardia; y a veces no hay infracción; y estos chicos, les dicen (los superiores) que tienen que cagar a la gente; les toman una foto y le hacen el acta igual, por una falta vial que no existe, y argumentan la falta de luces traseras, cuando se sabe que de día esas luces no se encienden como las delanteras.".

"Son chicos sin experiencia, y lógicamente se equivocan, nadie los instruye, solo les dan ordenes para cagar a la gente, con una mentalidad de mierda, porque ellos solo quieren mandar, son autoritarios y quieren recaudar". 

Miguel Lopez, con mucha impotencia, y pretendiendo decir su verdad y la de su hijo, quiere que esto se sepa, y pidió que su conversación con este medio sea reproducida, para que llegue a las maximas autoridades de la provincia, e incluso el Presidente de la Nación.

Te puede interesar