En 75 años sólo cuatro mujeres policías fueron abanderadas en la Federal

Interés General 11 de marzo de 2018 Por
Guillermina Cerra dejó la carrera de traductora para unirse a la fuerza. Esta semana se recibió con el mejor promedio en la Escuela de cadetes y pasó a la historia.
policia federal

Guillermina Cerra dejó, a mitad de camino, la carrera de traductorado público: quería ser policía. El lunes, se graduó con el mejor promedio de su camada y se convirtió en la cuarta mujer abanderada en la historia de la Policía Federal Argentina. 

“Siendo el 8M el Día de la Mujer trabajadora, desde mi humilde lugar, es una manera de reivindicar esa lucha por demostrar que podemos llegar a donde nos lo propongamos. Y es un orgullo inmenso que así sea”. Guillermina Cerra sabe que haber conseguido llevar la banda cruzada en el pecho tiene significado especial: es la cuarta mujer que alcanza el mayor promedio en la Escuela de Cadetes de la Policía Federal Argentina desde su creación en 1943, es decir, en 75 años. Y lo hizo en una fecha especial: en la semana en la que se conmemora el Día Internacional de la Mujer. “Es una linda forma de demostrar a dónde podemos llegar. Ya quedó demostrado que no hay barreras que lo impidan”.

“Estaba estudiando traductorado público y salió la oportunidad de entrar a la Policía como personal civil, es decir, para realizar tareas administrativas y trámites comunes. Lo tomé como un trabajo más, en un primer momento, más que nada para terminar de estudiar”, relata a Perfil la joven graduada.

“Lo que más me gustaba y gratificaba -continúa- era poder ayudar a la gente que venía con algún tipo de problema. Decidí entrar a la Escuela de Cadetes. Y creo que fue la mejor decisión que pude haber tomado. Mis compañeros veían en mí condiciones y me insistían para que me anotara, y lo hice”. “Siempre tuve el apoyo de mi núcleo familiar y creo que en gran parte llegué donde llegué gracias a ese apoyo”, agrega.

Antes de Guillermina hubo otras: en marzo de 2006, Natalia Espigares hizo historia al convertirse en la primera mujer abanderada de la PFA. La siguieron Denisse Juri y Yaninna Cuenca. Las cuatro hoy integran la fuerza de seguridad que dirigen Néstor Roncaglia y Mabel Franco, junto a otras 9000 mujeres, un número que crece cada año.

“Es un orgullo inmenso, siendo cadete de tercer año, llegar a ser sargento primero es lo máximo para cualquiera. Me acuerdo cuando estaba en primer año y veía a los mejores promedios, siempre me imaginaba estar ahí, pero nunca pensé que iba a llegar hasta los últimos meses. Ver plasmado el esfuerzo que uno realiza, la verdad que es increíble. Más siendo mujer y dentro de la fuerza”, dice Guillermina, quien obtuvo un promedio de 9,75.

“Por suerte, desde la primera sargento mujer, se vienen rompiendo el prejuicio de que una mujer no puede por ser mujer. En tercer año, somos 50 por ciento masculinos y 50 por ciento femeninos. Todos me felicitaron y estaban contentos de que haya llegado yo porque siempre mantuve el mismo promedio. ¿Cómo me veo en el futuro? Me gustaría llegar a ser jefa”, avisa. 

Te puede interesar