MIGUEL ZALAZAR: “Lifschitz equivoca el camino; no son los jefes; a quien debe relevar es al ministro Pullaro”

Interés General 10 de febrero de 2018 Por
El gobierno busca tapar el sol con las manos, y el ministro de seguridad busca todas las variables para ocultar el infortunio que tiene en materia de la crisis de inseguridad que vive la provincia.
Captura de pantalla (207)

Sale AMAYA, entra VILLANUA; y cuál es la idea del cambio? AMAYA no renuncia, VILLANUA no pidió ser Jefe de Policía; de los cambios naturales, no es verdad, porque estos se dan en marzo; pero además, hace diez años no cumplen con esa lógica, así como hace once años que este gobierno no produce los ascensos en tiempo y forma.

miguel zalazarEn lo que va de la gestión PULLARO, VILLANUA sería el cuarto Jefe de Policía en solo casi dos años, se peleó con GRAU, el general BRUSCHI lo plantó a los tres meses, demostrándole que tenía dignidad, AMAYA logró ponerlo en caja, y el ministro solo lo aguantó esperando coronar a quien sería “su jefe”, Adrián RODRIGUEZ, pero algo le salió mal al ministro, quedo en evidencia de como arreglaba el ascenso de RODRIGUEZ, y tanto él como el oficial superior quedaron involucrados en una causa penal que aún se investiga.

Los santafesinos, y los policías tienen que tener bien en claro que no pueden haber un giro en las políticas de seguridad por el cambio de un jefe; porque quien las determina, el ministro es el mal que tiene la gestión LIFSCHITZ en la materia.

La ley dice que es el Gobernador quien designa al Jefe de Policía; pues de ser así, y más allá de la profesionalidad del General Marcelo VILLANUA para estar a la altura de las circunstancias; lo que en realidad debe hacer Miguel LIFSCHITZ es pedirle la renuncia a Maximiliano PULLARO, ese es el verdadero problema que tienen los santafesinos y particularmente los policías para contrarrestar el flagelo de la inseguridad.

Si LIFSCHITZ cree que la fortaleza de su gobierno pasa por la alianza de un par de dirigentes radicales, nucleados en el NEO, y que no suman más de 2 % de los votos de la provincia no solo se equivoca, sino que transforma eso en un suicidio para su pretendida reforma constitucional, lleva a una derrota segura en 2019; y pone al borde de ir presos a muchos de sus funcionarios cuando cambie de signo político la provincia.

Esto es lisa y llanamente un acto más de gatopardismo, nada ha de cambiar, mientras no haya verdaderas intenciones de cambiar, y lo que uno lamenta son las pérdidas humanas, que bajo las balas del delito sufre mucha gente, ante la indiferencia del gobierno.

Te puede interesar