SUBE SUBE: Todos menos los sueldos, las OSPE y los adicionales

Gremiales 23 de diciembre de 2017 Por
Hay que hablar de números, necesitamos una reunión urgente con el Ministro Pullaro.
Captura de pantalla (1335)

La escalada de aumentos que se vine en nuestra provincia, no son una promesa como la entrega de los uniformes; son una realidad, y sobre eso hay que comenzar a discutir que piensa hacer el gobierno con nuestros salarios y con el valor de lo que se nos paga por horas extraordinarias o Servicios de Policía Adicional. 

Secretaría Gremial UTRAPOL

Más del 50 % de los trabajadores policiales alquila, de ahí en adelante arranca una mengua en su sueldo; con lo que es sabido conlleva sostener una casa; y ahora se vienen una catarata de aumento en los servicios, excesivos, a los cuales el gobierno parece no estar dispuesto a ponerle frenos.

Agua, luz, gas, ademas del impuesto inmobiliario, son sumas que han de ir directamente contra nuestros ingresos; y no es algo que podamos optar por pagarlo o no pagarlo; porque se tratan de necesidades básicas para vivir; y en el caso particular del inmobiliario, para quienes alquilan, esos importes son trasladados a los inquilinos, por lo que no pueden obviarse.

Discutir aumentos

El Ministro de Seguridad, ante estos aumentos, debe convocar a representantes policiales para ir buscando alternativas para paliar la situación, y no esperar a que haya una paritaria el año próximo; primero porque los aumentos están encima; pero además, porque de manera unilateral respecto de otros sectores estatales puede hacerse; y nos referimos a la posibilidad de aumentar el costo de la hora del Servicio de Policía Adicional, y de la horas extraordinarias (OSPE).

Maximiliano PULLARO, disolvió, sin dar nunca explicaciones, la Mesa de Seguridad donde los policías podía presentar sus reclamos colectivos; hoy la falta de esa herramienta crea un vacío, donde las organizaciones sindicales estamos poniendo todo de sí para visibilizar cada cosa que nos sucede, de otra manera no hay forma que logremos movilizar a los funcionarios.

Pero ademas, los ponemos en alerta para que entiendan que las cosas no están bien, que los policías trabajamos por amor e nuestra profesión y al uniforme; pero cuando no podemos satisfacer cosas mínimas, bajamos los brazos, porque muchos de nosotros sufrimos el corte del servicio eléctrico porque no pudimos pagar la boleta de la luz; no pocas veces nos atrasamos en la cuota del colegio de los hijos. Todas y cada una de esas situaciones tienen a crear un estado permanente de olla a presión, evitable por cierto; pero para eso, los funcionarios deben entender y ceder.

Ceder no es retroceder, ni perder el mando político, al contrario, muestra las grandezas de un político en el lugar en que le toca desarrollarse. Dar solo ordenes, sabiendo que se tiene un trabajador mal pago, mal vestido, y maltratado muchas veces, crea un efecto contrario al deseado por el propio funcionario.

Ojalá se esté atento a estos cambios negativos que en materia de aumentos de impuestos y servicios han de darse; y de antemano podamos paliarlo; para eso el dialogo es importante.

Te puede interesar