EGIPTO: Mueren al menos 58 policías en una redada contra militantes en un oasis turístico

Interés General 23 de octubre Por
Las fuerzas de seguridad intentaban irrumpir en un escondite de un grupo terrorista en Bahariya, cuando se inició el tiroteo
policia egipcia

Al menos 58 policías egipcios han muerto este viernes durante una redada contra una vivienda de presuntos terroristas en el turístico oasis de Bahariya, a unos 365 kilómetros al suroeste de El Cairo. Según un comunicado del ministerio del Interior egipcio citado por la agencia de noticias estatal Mena, el tiroteo se ha originado cuando las fuerzas de seguridad intentaban irrumpir en un escondite, situado en una zona montañosa del oasis.

El ministerio del Interior ha indicado que "numerosos agentes" han perdido la vida pero no ha proporcionado cifra exacta de los fallecidos. Entre los muertos, figura oficiales y reclutas. Varios militantes también han muerto en el sangriento tiroteo.

El presidente egipcio Abdelfatah al Sisi se encuentra este sábado en Al Alamein, en la costa mediterránea egipcia, para conmemora el septuagésimo quinto aniversario de la decisiva batalla de la II Guerra Mundial. Ha mantenido su viaje pero ha cancelado su discurso en el memorial a los soldados caídos en la contienda.

Los militantes abrieron fuego y se iniciaron unas escaramuzas en la que varios policías también han resultado heridos, según han precisado fuentes de seguridad a Reuters. Una segunda unidad de las fuerzas de seguridad desplazada como refuerzo también ha sido atacada desde la azotea de un edificio próximo. Los enfrentamientos han continuado ya caída la noche, según la televisión estatal.

Los agresores han empleado también artefactos explosivos para enfrentarse a los agentes. Según la versión oficial, la redada tenía como objetivo un apartamento usado por miembros del Movimiento Brazos de Egipto-Hasm (Determinación, en árabe), un grupo que inició sus ataques en julio de 2016.

Desde entonces ha firmado el coche bomba que trató de asesinar al asistente del fiscal general Zakaria Abdelaziz en una urbanización de la capital egipcia; el intento de homicidio del líder religioso musulmán, el antiguo muftí de Egipto Ali Gomaa. La organización -cuyo lema es "con nuestros brazos protegemos nuestra revolución"- ha llevado a cabo, además, atentados contra miembros de las fuerzas de seguridad en la capital y provincias del delta del Nilo.

El Cairo los relaciona con los ahora proscritos Hermanos Musulmanes aunque la cofradía niega cualquier vinculación. Las operaciones policiales contra Hasm se han vuelto habituales. A principios de octubre los agentes abatieron a tres supuestos líderes del grupo en un distrito de Helwan, una ciudad ubicada al sur de la capital egipcia. El pasado agosto Amnistía Internacional acusó a las fuerzas de seguridad de la ejecución extrajudicial de un maestro detenido por su presunta pertenencia a Hasm.

El oasis de Bahariya, donde se ha producido este viernes el tiroteo, es una zona turística donde se registró en septiembre de 2015 el ataque aéreo del ejército egipcio que se cobró la vida de 8 turistas mexicanos y 4 de los egipcios que les acompañaban. Un suceso que provocó un rifirrafe diplomática con México y que, sin embargo, nunca fue esclarecido por las autoridades egipcias.

El régimen del ex jefe del ejército Abdelfatah al Sisi trata de ahogar una insurgencia iniciada en el norte de la península del Sinaí que ha logrado alcanzar provincias del delta del Nilo y la capital. El estado de Emergencia se halla en vigor en todo el país desde los atentados contra la minoría cristiana. El 9 de abril, coincidiendo con la celebración del domingo de Ramos, la rama local del autodenominado Estado Islámico se cobró 46 vidas e hirió a 120 personas.

A finales de mayo una emboscada firmada también por el IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) se cobró la vida de 28 cristianos que viajaban hacia el monasterio de San Samuel, ubicado en una zona desértica de la provincia de Minya, a unos 300 kilómetros al sur de El Cairo.

El despliegue militar en la zona, en aumento desde el golpe de Estado que en 2013 desalojó del poder a los Hermanos Musulmanes, no ha logrado aplastar a Ansar Beit al Maqdis, el movimiento yihadista que en noviembre de 2014 juró lealtad a Al Bagdadi y se transfiguró en una "provincia" del califato. A principios de esta semana el IS reivindicó un ataque contra las fuerzas de seguridad egipcias en el Sinaí que dejó 40 víctimas, entre muertos y heridos.

Te puede interesar