BRASIL: Río de Janeiro, al borde el estallido, "ya no hay dinero para pagar a la policía"

Interés General 24 de noviembre de 2016 Por
La quiebra de los fondos públicos está llegando a un punto crítico, hasta el punto de que algunos vecinos recaudan fondos para las comisarías de su barrio. Muchos agentes se unen a las protestas

 “Si nos dejan sin sueldo, puede producirse una situación dramática. No queremos comenzar una huelga, pero tenemos que sobrevivir, pagar las cuentas y poder alimentar a nuestras familias”. Nilton da Silva Pereira es teniente primero de la Policía Militar y está participando activamente en las movilizaciones de los agentes de seguridad del Estado de Río de Janeiro, que en dos semanas han protagonizado varias manifestaciones. El 8 de noviembre, cuatrocientos agentesllegaron a invadir el edificio de la Asamblea Legislativa, el Parlamento local de Río, causando graves destrozos en su interior.

Ahora los policías civiles y militares y los agentes penitenciarios amenazan con entrar en huelga en Nochevieja, el período de máxima afluencia de turistas en la Cidade Maravilhosa, junto al Carnaval, si no reciben los últimos dos sueldos de 2016 y la paga extra de Navidad. “No sé hasta qué punto vamos a poder controlar a la tropa de policías sin salarios. No somos enemigos de la población y no queremos llegar a este punto, pero el Gobierno está provocando una calamidad pública”, advierte da Silva a El Confidencial, en referencia a la posibilidad de la huelga.

Río de Janeiro es considerada una de las ciudades con más criminalidad del mundo en un país como Brasil que, entre 2011 y 2015, registró más muertes violentas que Siria, un país oficialmente en guerra. En Brasil hubo 278.839 fallecidos, según datos del Forum Brasileño de Seguridad Pública, frente a las 256.124 muertes violentas de Siria, según el Observatorio de Derechos Humanos de este país.

La crisis financiera, la resaca de los Juegos Olímpicos y los numerosos escándalos de corrupción han vaciado los cofres públicos. En el último trimestre del año ya no queda dinero para pagar los sueldos de los funcionarios del Estado de Río. Este mes las cuentas públicas han sido embargadas dos veces por una deuda con la Unión Federal, lo que llevó el gobernador Luiz Fernando Pezão a declarar que Río de Janeiro está “ingobernable”. El resultado es que policías, médicos, profesores y cuadros administrativos están cobrando con hasta dos meses de retraso y, en el caso del 38% de los funcionarios, el salario está siendo prorrateado en siete veces.

El sueldo de octubre de policías y agentes penitenciarios fue abonado el pasado 14 de noviembre tras una negociación a la desesperada de última hora. Fue el resultado de una movilización sin precedentes de 12.000 agentes de seguridad del Estado de Río de Janeiro, que por primera vez desde las protestas masivas de 2013 han pasado a interpretar el papel de reprimidos en vez de represores. “Es cuando menos curioso que estemos en la calle respirando el gas pimienta junto a los otros manifestantes. La postura de los policías militares ha cambiado mucho desde que la crisis nos toca de cerca”, reconoce da Silva.

Te puede interesar