EL SUBJEFE DE POLICÍA: Entre las elecciones, la falta de un decreto, y un ministro cuestionado; Lifschitz debe ser cauto

Interés General 05 de octubre Por
La salida intempestiva de José PEREZ como subjefe de policía por cuestiones personales, según el mismo adujo; a días de las elecciones se le plantea un nuevo problema al Gobernador.
bengoechea3

Lo que hay que decir claramente, es que muchas veces la formalidad no refleja la realidad; y con esto queremos decir que UTRAPOL tiene información de los motivos verdaderos del alejamiento del Director General  Jose Alberto PEREZ de la Subjefatura de Policía; y que los hará públicos inmediatamente éste deje el cargo; ya que aún no le fue aceptada su dimisión. 

PEREZ, aún se encuentra en su despacho terminando con tareas de gestión, mas que anda de tinte administrativo, hasta tanto su renuncia sea aceptada; creemos que esta semana será la ultima en carácter de activo en la institución, para dejar paso a su sucesor, tarea un tanto compleja por diversos motivos; y que pasa más por una decisión del Gobernador y el propio Jefe de Policía, José AMAYA; y no por el Ministro PULLARO

Un intrincado camino

La renuncia del Subjefe, se da justo en un microclima electoral, donde las rispideces políticas están a flor de piel en todos los ámbitos, y no escapa ésto a la policía, y los policías, que ya le han pasado una factura al gobierno provincial el pasado 13 de agosto; ante un Frente Progresista que cada día sufre más sangrías.

El primer problema que afronta LIFSCHITZ, es la decisión que hace tiempo tiene tomada el propio Jefe de Policía, Jose Luis AMAYA, de querer dejar el cargo; y que no lo ha hecho por un pedido expreso del mandatario provincial, ya que tomó la conducción en momentos difíciles, encarriló la estructura, y supo sobre todo poner las cosas en su lugar, en lo que tiene que ver con la operatividad de la fuerza; y esto dicho, de otra forma, el jefe de policía ejerce el mando y comando de la fuerza; y el ministro traza las políticas de seguridad; de ahí en más, AMAYA marcó la cancha y doblegó al ministro que no pudo avanzar en pretender un rol de super comisario; y tuvo hasta ahora el respaldo incondicional de LIFSCHITZ.

El gobernador pretende que Jose AMAYA siga al frente de la fuerza; decisión difícil, pero todo está pensado en el 22 de octubre, donde por primera vez como nunca antes, se mezcla la política y la policía en una grieta sin vueltas; y donde un sector del partido radical (NEO) liderado por PULLARO, donde cada día se fugan dirigentes a Cambiemos, resulta una mochila de plomo para LIFSCHITZ, porque designar un nuevo Jefe de policía con PULLARO como ministro, es siempre un dolor de cabeza, y las pruebas están a la vista. 

Para suceder a José PEREZ, ya hay varios anotados que emergieron del último concurso para directores generales; y todavía no hay decreto, porque nadie confirma las vacantes mas allá de las nueve que en su momento se anunciaron; no olvidemos que si nos ceñimos a la legislación vigente; hay por lo menos 25 unidades operativas y administrativas, cuyo reglamento exige que al frente debe estar un director general (comisario general); y esos lugares hoy son ocupados por subdirector o directores de policía. Pues vacantes hay, solo resta que el gobierno se ajuste a la ley y las otorgue, y que son, según nuestras consideraciones, no menos de veinte.

Si bien, ayer mismo trascendieron nombres para ocupar el lugar de José PEREZ, todas esas especulaciones resultan carentes ante el panorama que hemos descripto.

Te puede interesar