SAIN ESTA DE RODILLAS: El ministro santafesino está al borde del nocaut

Interés General 22 de noviembre de 2020 Por utrapol
Fue tal el golpe legislativo que al ministro todavía intentan darle oxigeno para ver si puede seguir en la gestión. Sain es un hombre de muchas palabras y poco trabajo; los senadores y diputados le hicieron conocer la lona.
Captura de pantalla (1942)

No es la primera vez que el ministro de seguridad Marcelo Sain sufre un golpe tan fuerte, en cada caída logró levantarse y seguir, es que los golpes fueron algunos despacios, otros de roce; pero esta vez le dieron al mentón, es tan así, que "hasta las viudas", esos periodistas amigos de la billetera estatal, intentan revivirlo para que siga un round más; por ahora, el juez en el cuadrilátero hace el conteo.

Por Miguel Zalazar

Limitar estos doble comando, de estar en un lugar y en el otro al unísono, además de no ser ético, es obvio que roza con la ilegalidad, aunque algunos llaman incompatibilidad; Sain no puede ser ministro y estar de licencia en el Organismo de Investigaciones, para llegado el caso, investigarse asimismo por todas y cada una de las denuncias que ya acumula en su contra, por eso la decisión de la Legislatura ha sido la correcta, aunque con demasiada tardanza, esto debió suceder apenas el ministro juró como tal.

Pero de igual modo, aunque algunos intentan poner en el ojo del debate lo que los representantes de la ciudadanía decidieron democráticamente el jueves pasado; si fue la sanción de una ley en contra de Perotti, o en contra de Sain, o que el peronismo esta dividido, o que parte del justicialismo es socio del Frente Progresista; todos argumentos flácidos para tener comentarios en torno al ineficiente ministro.

El análisis político puede ser largo, ancho, extenso; incluso hablar de un vuelto por la salida del ministro de gobierno Esteban Borgonovo; pero no hay que hacerle el juego ni a Sain, ni a los escribas rentados con nuestros impuestos; aquí hay que hablar de seguridad y se inseguridad, algo de lo que ni Perotti ni Sain desean hablar; mucho menos, "las viudas de los medios".

Es muy difícil que el gobierno de Santa Fe pueda seguir indiferente a las demandas de los santafesinos en cuanto a la inseguridad, mucho menos ante una crisis económica donde los delincuentes intentan hacer la diferencia a través de la violencia y el gatillo fácil, los muertos se cuentan ya por decenas en Rosario, y casi igual semanalmente en la capital provincial; está claro que esto es el fracaso de la la paz y el orden.

Omar Perotti juega con la inseguridad como aquel equilibrista caminando sobre la cuerda, solo que el mandatario santafesino no tiene debajo la red ante una eventual caía. En el gobierno, en el tema seguridad, Perotti esta solo, y si alguien lo acompaña es ese salvavidas de plomo llamado Marcelo Sain. Perotti no tiene respaldo en la Legislatura, de cincuenta diputados, tiene cuarenta y ocho en contra, solo Busatto y Bruera se inmolan ate la caída en desgracia del rafaelino; y en el senado, de los diecinueve tiene diecisiete en contra.

No permitir que Sain tenga dos cargos a la vez, aunque en uno este de licencia, ambos ligados a la justicia es un hecho positivo, es la manera más transparente del sistema democrático, si al ministro no le gusta la decisión de los legisladores, que arme listas para el 2023 a ver cuanto respaldo tiene, y que proponga una reforma a la ley que hoy según él lo perjudica.

El gobierno, Perotti y Sain; deben dejar de las actitudes circenses, que se pongan a gestionar, sobre todo en lo que mas le duele a los santafesinos, la inseguridad.

Lo único positivo hasta ahora para los ciudadanos de a pie, es que solo nos faltan dos años para volver a elegir gobernador.

Te puede interesar