MISERABLES: En Rafaela los compañeros con el calzado roto porque los jefes tenían acopio en un deposito tabicado

Gremiales 05 de noviembre de 2020 Por utrapol
Cuesta entender que supuestos "compañeros" en cargos importantes retengan parte de la vestimenta o calzado que el Estado compró para su uso, manteniéndolo escondidos como si fuese un "proveeduría paralela" donde los policías de la Unidad Regional V debían comprarla. Silencio absoluto en la Jefatura provincial.
Captura de pantalla (1892)

Hasta ahora la única explicación que se dio en derredor de los graves hechos de corrupción que ocurrían en la Unidad Regional V, Departamento Castellanos, son el silencio cómplice por parte del Ministerio de Seguridad y de la Jefatura de Policía, Generales Emilce Chimenti, y Ariel Zancocchia, que no han sido más que un paraguas para aguantar a estos delincuentes.

Bien lo apuntaba el Secretario General de APROPOL Alberto Martinez, "En este caso puntual es un “deposito” que nadie sabia que contenía y cuyas llaves fue trabajoso llegar a ellas (estaban en poder del Jefe de Logística Perezlindo) y que al ingresar los jefes recientemente asumidos se encontraron que había una cantidad de borceguíes para equipar a casi la mitad del personal y que debían haberse entregado el año anterior (2019). Como se ve en la imagen que el mismo personal indignado".

Pantalones, camisas, chalecos, borceguíes, y quien sabe cuantas cosas más están ahora distribuyéndose entre el personal policial a partir de la auditoria que llevan adelante las nuevas autoridades de la Departamental, la Directora Doris Abdala y el subdirector José Carruega, que han legado con otra impronta al Departamento Castellanos.

Sain y Chimenti, mutismo absoluto

Desde que las organizaciones sindicales pusieron el tema de Rafaela en el tapete, desde el ministerio de seguridad y la Jefatura de Policía han intentado minimizar las denuncias gremiales, y ni si quiera habían relevado a los jefes responsables de todo este descalabro administrativo, que ya tiene ribetes de una asociación ilícita, lo que denota que hay una clara cobertura impune de estamentos superiores.

El discurso de honradez, de eficiencia, que tanto pregonaron Sain, Chimenti y Zancocchia, han sido rápidamente sepultados por ser parte de este entramado corrupto que tenia como premisa acopiar los uniformes de los policías de la Unidad Regional V, y según comentan por lo bajo, "hasta los vendían"

Con que autoridad moral puede conducir una dupla provincial encubriendo, protegiendo y hasta avalando a delincuentes que se quedaban con la ropa de los trabajadores.

Chimenti y Zancocchia, deberían renunciar a sus cargos, no tienen autoridad ni mando; son cómplices.

Te puede interesar