RAFAELA: Romano no le atendía el teléfono a Rojas, pero si a Palomeque

Interés General 26 de octubre de 2020 Por utrapol
Una situación singular se veía en la Unidad Regional V, el jefe de la Departamental, se manejaba directamente con quien ya no era subjefe. Una clara muestra de las connivencias.
rueda lisa

A casi quince días de desatado el escandalo por el vaciamiento de un galpón clandestino que poseía la Unidad Regional V, y que era regenteado por quien fue ex jefe de Logística y ex subjefe de Unidad, Subdirector Ariel Palomeque, siguen los repliques de la relación tortuosa entre Romano y Rojas que desnudan la complicidad.

Rojas, ex subjefe de la regional, jamás imaginó que descubrir el accionar de Palomeque, amparado por Claudio Romano, el jefe, iba a ser meter los dedos en el enchufe, el Director de Policía, antes imaginó anotarse un poroto en esto del discurso de la honestidad instaurado desde el ministerio, y entendió que la irregularidad que detectó y comunicó a la justicia, más allá de su obligación de policía y jefe, iba a significar un hecho de destacar; pero fue diametralmente opuesto, hoy es el único imputado y perjudicado.

Teléfono cerrado

Era tal el mando de Palomeque en las sombras, a pesar que hacia dos meses no estaba en la Unidad Regional como subjefe, mucho menos como jefe de logística, que el jefe, Claudio Romano se manejaba directamente con él; y así lo muestran la comunicaciones telefónicas que tenían a diario.

Hay una anécdota que pinta claramente la relación Romano-Palomeque; una vez Rojas llama dos veces a Romano para darle unas novedades, y éste no lo atendía; casualmente estaba junto a Rojas, el propio Palomeque, y le dijo, "dejá que yo lo llamo"; cosa que hizo, e inmediatamente Romano atendió el celular.

En la misma sintonía se movía el actual jefe de logística, el comisario Perezlindo, quien dos meses después seguía bajo las órdenes de Palomeque pese a que este hacia dos meses era numerario del Departamento Personal D-1; esto surge de las sabanas telefónicas de los teléfonos celulares. Cómo es posible esto? Sencillamente, había un aceitado mecanismo de corrupción, que por ahora, institucionalmente la propia cúpula provincial, Chimenti-Zancocchia, niegan y hasta dan cobertura. 

El discurso de la honestidad, fue solo eso un discurso, en los hechos, son de lo peor.

Te puede interesar