MIGUEL ZALAZAR: "La reforma de la ley tiene cero consenso, pero mucha plata para comprar voluntades"

Gremiales 17 de octubre de 2020 Por utrapol
La promesa del "aporte" de 3.000 millones de pesos para la provincia, si y solo sí, si se aprueba la pretendida reforma que impulsa el ministro Sain, tiene muchos puntos oscuros, que van desde la mentira de la participación, hasta el real aporte del dinero nacional.
zalazar

En la Legislatura comenzará a debatirse luego de una letanía inusual, y porque ya no hay mas tiempo para "el verso", la reforma en seguridad, llamada así por Marcelo Sain, que incluye la reforma policial hecha a espaldas de los trabajadores policiales; casi un calco de la reforma que el propio ministro de Perotti hizo en Buenos Aires, y que duró menos que el debate el la Cámara bonaerense, ya que rápidamente "sus policías locales" fueron disueltas, por haber fracasado rotundamente.

Por Miguel Zalazar - UTRAPOL

Lo primero que se me ocurre decir, es quien pagará el costo político de un proyecto de ley, que no tiene ni una sola opinión de los trabajadores, espectadores de lujo, hasta ahora, de la letra impuesta por Sain y un grupo de jóvenes graduados en abogacía que no tienen ni la menor idea de que es hablar de seguridad pública.

Jorge Obeid, lo pagó en 2007, cuando el 99 % de la fuerza policial votó en contra del justicialismo, por haber cambiando una ley de manera inconsulta, y por la cual, hasta el día de hoy se pagan las consecuencia de la carrera del policía santafesino. 

Creo que tanto en el senado provincial, como en la Cámara de Diputados, donde el Justicialismo casi ni existe en representación parlamentaria, las tres leyes tendrán un interesante debate, y donde si muchos de los legisladores podrán tener de primera mano opiniones mas cercanas a la realidad, que el obtusismo impregnado por el entorno de Sain.

Pretender tener como uno de los mentores reformista al criminólogo Máximo Sozzo, odiador serial de las fuerzas de seguridad, es ir en un camino contrario a lo que pretende, primero una sociedad que quiere seguridad, y segundo a fuerzas de seguridad que actúen con empoderadas por el Estado. Sain miente sobre el debate que se ha hecho antes de ser presentada la reforma; no hubo debate, jamás, uno decenas de presentaciones de más de lo mismo, de lo que él y su equipo escribieron al respecto.

Los tres mil millones para comprar la reforma

La promesa de la llegada de tanto flujo de dinero, no es una casualidad a la presentación en la Legislatura, porque con ella se evidencian mecanismos de presión para el propio Gobernador Perotti, como para deseosos legisladores que casi siempre tienen la billetera abierta para ver si les cae algún peso que ande dando vueltas.

Si la ley no sale como Sain quiere, viene la plata? Ovio que Perotti no va a ver un solo peso si no es con la aprobación de la Ley, y por eso necesita "sensibilizar voluntades" en las Cámaras; habrá que ver cual es la posición que adoptan los legisladores, que hasta ahora del total de los 69, entre disputados y senadores, por lo menos 65 no gozan de la simpatía del ministro, incluso lo han repudiado públicamente.

El bloque mayoritario en diputados, sabe que debe no poner palos en la rueda a la gobernabilidad de Perotti, pero tampoco votará a proyecto cerrado, para no recibir una reprimenda electoral de parte de la familia policial, y que al momento de sufragar no son pocos, más sabiendo de experiencias anteriores.

Sain cumplió un ciclo, el peor, y debe irse

El ministro de Perotti, ha tenido como logros, aunque negativos, el haber aumentado el delito en la provincia, tendiendo el poder absoluto para hacer y deshacer en la institución policial; no hizo anda bien, siguió aniquilando a la policía, y ensancho la brecha con el mayor capital que tienen las fuerzas de seguridad, el recurso humano, Sain los despereció, los humilló, los denigró, en público y en privado; por eso no hay consenso, y nadie le trabaja.

Con una reforma, que no tendrá el gusto de Sain, de ser aprobada, y la ola de delitos que se viene en el verano, con una policía ausente, habrá mayor descontrol social, y esto es porque el propio ministro, el Organismo de Control Policial y la propia justicia, va contra los policías que trabajan, y se siguen protegiendo las corruptelas.

En los pasillos de la Legislatura, muchos se atreven a decir que no creen que haya leyes nuevas en seguridad ni policiales este año; y que ponerse a debatir esto el año próximo en un contexto electoral seria peligroso, por lo que Perotti podría seguir deshojando la margarita, y poder despedir a su principal piedra en la gestión, Marcelo Sain.

Te puede interesar