MIGUEL ZALAZAR: "Cuando Perotti despierte de la píldora que le dio Sain será tarde"

Interés General 30 de agosto de 2020 Por utrapol
Los mamarrachos institucionales del ministro de seguridad, que considera al mandatario provincial como "un pelo con caca en el culo", sin ocuparse del delito, y resquebrajando el orden en la institución policial, se van a llevar puesto a este gobierno.
1

Cuando a nueve meses de haber asumido el cargo Marcelo Sain dice que comienza otra policía, muchos se preguntan, y que hice antes para evitar que maten tanta gente en la provincia producto de la inseguridad, por qué no evitaste robos, asaltos, entraderas, violencia; cuál era la otra policía del ministro hasta hace cuarenta y ocho horas.

A Sain le cuesta admitir su fracaso; y busca en los otros la responsabilidad, un análisis de cada uno de sus movimientos deja entrever con claridad que siempre mira lo que pasa de la vereda de enfrente; cuenta historias de los otros, que casualmente son sus subordinados políticos, para lo cual expone en medios de comunicación, "donde pauta", y periodistas sin escrúpulos repiten sin analizar ni una sola palabra; esos mismos periodistas son los que hablan mal de jefes policiales que no han tenido una sola denuncia en su carrera; pero impunemente lo hacen.

La salida de Sarnaglia no es solo un relevo policial, es un desafío con el mismo, a Sain no le importa la seguridad, le importa trascender en la faz pública, estar en los medios y salir con un discurso tribunero, despectivo, descalificador, y hasta humillante, que el propio Perotti tuvo que tragarse como si fuese el cadete del gobierno, cuando el ministro lo comparó con "un pelo con cada del culo";, una muestra para los santafesinos y los policías, de en manos de quien estamos.

Perotti rifó el electorado policial

La salida de Sarnaglia, en las formas en que lo hace el Gobernador, porque es él quien designa al jefe de policía, es una afrenta para el resto de la fuerza, en actividad y retirados, y obviamente para la familia policial; eso provoca rechazo en la dirigencia del justicialismo que hoy gobierna, y tendrá la estocada final al momento de ir a las urnas, y que algunos aventuran no será en 2023, sino que ya el próximo año, en las elecciones de medio término podrían pasarle una factura al actual gobierno provincial.

El silencio del justicialismo en Santa Fe, que se siente muy cómodo en las bancas de la Legislatura, u ocupando cargos bien rentados, sufrirá el no haberle puesto freno a Sain, la indiferencia cómplice a las acciones del ministro terminará no solo con el flácido gobierno de Perotti, sino que acabará con una etapa de dirigentes dinosaurios que hace casi treinta años están enquistados en el poder.

Hay una policía con capacidad de movilizacion electoral que echó del poder al peronismo en 2007; saco del gobierno al socialismo en 2019; por qué no haría lo mismo en las próximas elecciones.

Te puede interesar