EL FRACASO DE SAIN: En menos de nueve meses cambia por cuarta vez al jefe de la UR II

Interés General 30 de agosto de 2020 Por utrapol
Lo dispuso el ministro de Seguridad, Marcelo Sain, tras desplazar al titular de la policía preventiva de la provincia, el retirado Víctor Sarnaglia
Daniel Acosta

Mientras la policía preventiva de la provincia se acomoda tras la desprolija salida que le dieron al comisario general retirado Víctor Sarnaglia de la jefatura, en Rosario la Unidad Regional II se prepara para la asunción del cuarto jefe en poco menos de nueve meses. De acuerdo a la resolución Nº 1031 que el viernes firmó el ministro de Seguridad Marcelo Sain, el director Daniel Alejandro Acosta se hará cargo de la fuerza local y dejará el mismo cargo que ejercía en la Unidad Regional IV, en el departamento Caseros, donde supo ser el segundo de Emilce Chimenti, la flamante jefa de provincia. Será secundado por la subdirectora Jorgelina Adriana Llopart.

Oficialmente, desde el Ministerio de Seguridad nada se dijo respecto a quien será el número dos de Chimenti en la provincia. Sin embargo, distintas fuentes sostuvieron el nombre del director Ariel Zancochia, quien actualmente es jefe de la Unidad Regional VIII (General López). Este uniformado se formó en Rosario, estuvo a cargo de las comisarías 10ª, 14ª y 18ª; el Comando Radioeléctrico y las inspecciones de Zona 2ª (centro y norte) y 9ª (Pérez). En 2016 fue subjefe de la UR X (Iriondo); en 2017 subjefe de la UR III (Belgrano); y desde diciembre de 2018 titular de la UR VIII (General López).

El viernes se vivieron ocho horas de confusión en torno a los responsables de la policía preventiva santafesina por las informaciones que surgían extraoficialmente desde el Ministerio de Seguridad. El ahora ex jefe Víctor José Sarnaglia, quien estaba en uso de licencia desde el martes, declaró como testigo durante la mañana ante los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos Matías Edery y Luis Schiappa Pietra en el marco de la causa que investiga una red que regenteaba salas de juego clandestino con la protección de policías y fiscales.

A partir de ese momento, lo que ocurría desde el 10 de diciembre puertas adentro del Ministerio por las diferencias existentes entre Sain y Sarnaglia estalló públicamente. Y entre las 14 y las 18 se vio lo más duro de un viejo combate con versiones y confirmaciones a media lengua. No fue hasta las 16.55 que un mensaje en la red social Twitter de Sain puso la claridad que se buscaba.

“Trabajando con la Jefa de la Policía de la Provincia de Santa Fe, Emilce Chimenti, en la conformación de los nuevos mandos superiores de nuestra institución policial” tuiteó el ministro con una foto en la que se lo veía con la flamante funcionaria. Ese mensaje, apuntalado por la resolución 1031, daba por cerrada la suerte de Sarnaglia. Pero hubo más. A las 18.05 Sarnaglia habló con La Capital y dijo: “A esta hora yo no he presentado mi renuncia y no he recibido llamado telefónico, WhatsApp, mensaje o documento que disponga mi cese de funciones”. Así, la prensa quedó durante un par de horas como los jugadores de un equipo de fútbol que pide el VAR para confirmar si la pelota entró o no al arco.

La resolución 1031 también marcó para Rosario un cambio de mando. Danilo Ramón Villán dejó la jefatura de la Unidad Regional II para pasar a conducir la Policía de Seguridad Vial; y Raúl Oscar Romero, su subjefe, quedó sin destino. En su lugar fueron designados el director Daniel Alejandro Acosta y la subdirectora Jorgelina Adriana Llopart.

Acosta es un policía de calle, un hombre operativo con voz de mando sobre la tropa. Tiene 48 años y es de la promoción 93/95, es decir que cumplirá 30 años de servicio en 2023. Estuvo a cargo del Comando de Rosario, de Funes y de Granadero Baigorria; condujo las comisarías 17ª y 24ª; y fue inspector de Zona 7ª (Baigorria) y 2ª (centro y norte de Rosario). En julio de 2018 fue designado subjefe de la policía del departamento Caseros (Casilda) como segundo de Chimenti; y desde diciembre jefe de esa regional.

Llopart será la número dos de Acosta. Tiene 53 años y es de la promoción 91/93 por lo que transita su último año antes de cumplir los 30 de servicio. Fue subjefa de la comisaria Mariel Arévalo cuando se creó el Centro de Asistencia a la Víctima de Delitos Sexuales (mal llamada Comisaría de la Mujer). Tras ser subjefa de la comisaría 33ª, en 2007 pasó a desempeñarse en áreas operativas de los Tribunales de Rosario como asistenta de la Fiscalía NN y en 2019 llegó a la Dirección General de Coordinación y Gestión Judicial de la jefatura provincial.

jefes2Acosta será el cuarto jefe en Rosario desde diciembre pasado, detrás de Marcelo “Conejo” Gómez, Claudio Romano y Danilo Villán.

El primero de ellos duró solo tres días en la gestión Sain y tuvo que irse después de que se viralizara un audio del ministro en el cual retaba al entonces jefe policial de Rosario por haber retirado la custodia de puestos fijos durante el primer fin de semana de gestión del gobernador Omar Perotti. Entonces Gómez dijo que en esos tres días no había recibido orden alguna ni mantenido contacto con las nuevas autoridades.

Junto a quien era su segunda, la comisaria general Carina Degrá, renunciaron el 13 de diciembre y “Conejo” fue denunciado penalmente por el propio ministro.

A Gómez lo sucedió el 18 de diciembre Claudio Romano en dupla con Danilo Villán. El nuevo jefe duró 23 días. El 10 de enero fue desplazado por Sain en el contexto de una saga de homicidios: 12 casos en los primeros nueve días del año, además de un atentado contra el Servicio Penitenciario y otro al Centro de Justicia Penal.

Sain desplazó entonces solo a Romano y le dio el timón a Villán, a quien secundó Oscar Romero. El 8 de abril esta gestión desplazó a 17 comisarios que conducían seccionales de relevancia como la 2ª, 5ª, 10ª y 14ª, además de dos Inspecciones de Zona y dependencias de localidades vecinas. A fines de julio corrió un fuerte rumor de que Villán rotaría una vez más a los jefes de comisarías para evitar un “achanchamiento”. Cuando los cambios parecían inminentes y varios tenían preparados los bolsos de la mudanza, todo quedó en la nada. “Sarnaglia y Sain no quieren cambios por el momento”, fue el corrillo de pasillo dando la situación como juzgada.

FUENTE: Diario La Capital

Te puede interesar