MUÑOZ QUEDÓ PRESA DE SU INOPERANCIA: Mientras tomaba mates encerrada en el despacho con amigas, se le contagiaba el personal

Interés General 13 de agosto de 2020 Por utrapol
Tres horas suele pasarse Muñoz en el despacho atendiendo a sus amigas, tomando mates y a las risotadas, a las que atienen por una "puerta especial", mientras se desentiende de la seguridad de la capital, sus subordinados se contagian por decenas.
1

La Directora Marcela Muñoz, apenas llegó, colocó modernos sillones en el despacho para poder estar más cómoda, a la vez que habilitó una "puerta extra", para que personas, "algunos policías" y civiles, accedan a su despacho directamente; sin anuncios, ni pasar por la oficina institucional de la Ayudantía de la Jefatura, a punto tal que ella misma les abre la "puerta extra", y muchas veces nadie sabe con quien está, solo se nota su presencia por las risas; entretanto, la ciudad es robada todo el día.

Hoy hay varios casos de de Covid-19 que dieron positivo en la Unidad Regional Uno, en la propia jefatura es el foco mas grave de contagios, los que se produjeron porque pese a saberse de los mismos, Muñoz, fue haciendo oídos sordos, no aisló a las personas que trabajaban con el infectado, no les hizo hacer los hisopados; en definitiva, no actuó conforme a los protocolos establecidos, y hoy los trabajadores del edificio de la departamental, y otras dependencias, están sin saber a ciencia cierta cuál es su estado de salud. 

Muñóz, ayer, cuando la olla a presión de la que UTRAPOL  hizo saltar la tapa, no salió a dar respuesta alguna, y siguió recluida en su despacho, dicen estaba un tanto nerviosa, enojada con todos y todas, y por otras noticias poco felices que  le llegaban de su propio entorno; la situación la desbordó, problemas adentro y afuera.

Básicamente, los contagios afloraron por las decisiones desacertadas de la jefa, quien obligó siempre a seguir prestando servicio a los empleados en lugar de aislarlos para los exámenes correspondientes de Covid-19; los trabajadores mus descontentos antes y ahora, refieren a "aprietes para ir a trabajar", y la orden bajaba directamente de la máxima autoridad de la regional.

Ahora, Muñoz, no sabe como resolver en los hechos la concentración de casi doscientos policías en la División Personal; policías en riesgo de contagio, que estaban licenciados, enmarcados en el Decreto Presidencial de "personas es riesgo", pero para obligarlos a trabajar si o si, dicto esa resolución, donde por lo bajo les había hecho saber que aquel que trabajaba en Recreo iba a ir a Trabajar a Sauce Viejo; o aquel que prestaba servicios en una comisaría de Santo Tomé, podría tener destino en Rincón; esta es la real verdad de la decisión de la jefa.

Pero los hechos fagocitaron la soberbia de Marcela Muñoz y se encontró con el Covid y la pandemia en casi su propio despacho, y ahora enfrenta las criticas de adentro y afuera de la policía, por haberse relajado en la conducción de la Unidad, y estar pendiente de otros temas mas personales que de la seguridad. 

En algunos lugares de la Jefatura de Policía ya tienen agendada la salida de Muñoz de la URI, y su reemplazo podría ser otra mujer. Será alguien de un despacho muy cercano?

Te puede interesar