Cuatro policías de la custodia presidencial se contagiaron de coronavirus

Interés General 07 de julio de 2020 Por utrapol
Ejercen funciones en Olivos, pero no tuvieron contacto con el Presidente
1

Cuatro miembros de la División Custodia Presidencial de la Policía Federal Argentina fueron se contagiaron de COVID-19 aunque en ningún momento estuvieron en contacto con Alberto Fernández. Según las precisiones que dieron voceros oficiales, dos de los efectivos cumplen funciones en el perímetro de la Residencia Presidencial, otro es armero y el cuarto es administrativo

En efecto, el protocolo de Seguridad presidencial indica que adentro de Olivos solo reviste funciones el personal de Casa Militar, aunque los efectivos de la Policía Federal están a cargo del ingreso y en estos tiempos de pandemia están dedicados también al control de la fiebre con termómetros electrónicos de quienes no viven en la Quinta, ya sea funcionarios del Gobierno o visitas más o menos aleatorias.
Oficialmente se dio a conocer los nombres de los oficiales contagiados, el sargente primero Gerardo Daniel Godoy, el sargento Juan Eduardo Vargas, el cabo María Cristina Mamani y el agente Demián Alvarez, quienes habitualmente se trasladan a sus lugares de trabajo en transporte público para desempeñar sus funciones.
“De los cuatro, dos ya están recuperados pero continúan esperando los nuevos test en sus casas”, se aseguró en Presidencia. También se explicó que hay un control especial entre los miembros de la División Custodia, por eso rápidamente se pudo aislar los casos confirmados, de modo que la División pueda seguir prestando servicios sin ningún tipo de conflicto.
 
Tal como anticipó Infobae, en la Policía Federal Argentina hay una cantidad importante de contagiados que complica la prestación de servicios como Policía de Seguridad del Estado y de Auxiliar de la Justicia, además del rol que le corresponde en materia de control de accesos.

Hace una semana, se había constatado 198 casos positivos entre la Prefectura, la Policía Federal, la Gendarmería y la PSA, de los cuales 85 habían logrado el alta epidemiológica. También en la Policía de la Ciudad y en la Bonaerense se reprodujeron casos, aunque serían de menor cantidad los casos constatados, por lo menos hasta ahora.

“Los casos positivos van creciendo. Se van complicando determinadas zonas. Vas aislando y vas reincorporando. Lo vamos manejando”, dijeron fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense a Infobae. El aislamiento es uno de los principales problemas de las fuerzas de seguridad ya que, por la dinámica del trabajo, por cada contagio debe aislarse preventivamente a su círculo de trabajo más estrecho, que difícilmente esté en menos de 5 personas.

En efecto, el protocolo de Seguridad presidencial indica que adentro de Olivos solo reviste funciones el personal de Casa Militar, aunque los efectivos de la Policía Federal están a cargo del ingreso y en estos tiempos de pandemia están dedicados también al control de la fiebre con termómetros electrónicos de quienes no viven en la Quinta, ya sea funcionarios del Gobierno o visitas más o menos aleatorias.
Oficialmente se dio a conocer los nombres de los oficiales contagiados, el sargente primero Gerardo Daniel Godoy, el sargento Juan Eduardo Vargas, el cabo María Cristina Mamani y el agente Demián Alvarez, quienes habitualmente se trasladan a sus lugares de trabajo en transporte público para desempeñar sus funciones.
“De los cuatro, dos ya están recuperados pero continúan esperando los nuevos test en sus casas”, se aseguró en Presidencia. También se explicó que hay un control especial entre los miembros de la División Custodia, por eso rápidamente se pudo aislar los casos confirmados, de modo que la División pueda seguir prestando servicios sin ningún tipo de conflicto.
 
Tal como anticipó Infobae, en la Policía Federal Argentina hay una cantidad importante de contagiados que complica la prestación de servicios como Policía de Seguridad del Estado y de Auxiliar de la Justicia, además del rol que le corresponde en materia de control de accesos.

Hace una semana, se había constatado 198 casos positivos entre la Prefectura, la Policía Federal, la Gendarmería y la PSA, de los cuales 85 habían logrado el alta epidemiológica. También en la Policía de la Ciudad y en la Bonaerense se reprodujeron casos, aunque serían de menor cantidad los casos constatados, por lo menos hasta ahora.

“Los casos positivos van creciendo. Se van complicando determinadas zonas. Vas aislando y vas reincorporando. Lo vamos manejando”, dijeron fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense a Infobae. El aislamiento es uno de los principales problemas de las fuerzas de seguridad ya que, por la dinámica del trabajo, por cada contagio debe aislarse preventivamente a su círculo de trabajo más estrecho, que difícilmente esté en menos de 5 personas.

Te puede interesar