UNA BRÚJULA PARA MUÑOZ: La jefa que cambio de lugar el escritorio como señal de que ahora iba a haber seguridad. Fracasó

Interés General 30 de junio de 2020 Por utrapol
La actual jefa de la Unidad Regional Uno al asumir cambio de lugar el mobiliario del despacho, lo puso mirando al norte, expresando en esa oportunidad que era un cambio rotundo a lo que se venía dando.
Captura de pantalla (940)

A veces suelen decir que el silencio es salud, o que en boca cerrada no entran moscas; al parecer la Directora Marcela Muñoz, no toma demasiado en cuentas estos dichos, aunque con algo de cábala, cuando asumió la jefatura de la Unidad Regional Uno, dijo que ponía el escritorio mirando al norte como señal de cambio, "algo quiere decir", expresaba la flamante, en una clara alusión a sus antecesores.

Desde este sitio, sabíamos que los resultados nunca llegarían, ni llegarán, es que para arreglar un zapato se necesita un zapatero y no un plomero. No cayeron bien las palabras de la editorial realizada en su momento, pero es peor ocultar la realidad, la que nos aqueja cada día.

Si bien el departamento Rosario sigue siendo noticia por la violencia de los enfrentamientos entre grupos narcos, en Santa Fe hay más homicidios en relación a la cantidad de habitantes.

Rosario se convirtió en los últimos años en sinónimo de violencia desenfrenada, muerte y narcotráfico. Sin embargo, los datos siguen siendo concluyentes e irrebatibles: la ciudad de Santa Fe y sus alrededores continúa encabezando los rankings de homicidios en la provincia y se sostiene como uno de los territorios más calientes de toda la Argentina.

Rosario se convirtió en los últimos años en sinónimo de violencia desenfrenada, muerte y narcotráfico. Sin embargo, los datos siguen siendo concluyentes e irrebatibles: la ciudad de Santa Fe y sus alrededores continúa encabezando los rankings de homicidios en la provincia y se sostiene como uno de los territorios más calientes de toda la Argentina.

Pero los índices de homicidios se miden siempre en relación a la cantidad de habitantes de un territorio determinado. Mientras el departamento Rosario cuenta aproximadamente con 1.200.000 personas, en el departamento La Capital viven 490.000 habitantes.

 Esto arroja que el índice de homicidios en Rosario durante el primer semestre de 2020 fue de 7,83 muertes cada cien mil habitantes, mientras que en el Gran Santa Fe llegó a las 10,20 muertes cada cien mil personas.

Otro dato que refleja contrastes entre un conglomerado y otro. En el 48% de las muertes ocurridas en el departamento La Capital, no existen certezas sobre los motivos reales del homicidio. Sin embargo, en el departamento Rosario la cantidad de casos sin certezas sobre su origen apenas alcanza al 12,7%.

 En Rosario, queda claro que el 53% de los asesinatos está relacionado con "economías ilegales y organizaciones criminales". Dicho en otros términos, con las bandas narcos que luchan por el control del negocio y del territorio. Un diagnóstico más preciso permite saber dónde está el problema, cómo opera y cómo debería ser enfrentado.

Pero en Santa Fe la realidad es inversa. Como casi en el 50% de los hechos la Justicia y los investigadores no están en condiciones de determinar cuál fue el desencadenante de las muertes, el origen de la violencia se torna difuso. Para quienes siguen de cerca la problemática, la sombra del narcotráfico siempre está presente, pero sin certezas se hace más difícil encontrar respuestas precisas.

Ni el coronavirus pudo con la violencia
El análisis de las estadísticas de criminalidad de este primer semestre refleja otro dato sorprendente: el promedio de muertes en el Gran Santa Fe este año es el mismo que se registro durante 2019, a pesar de que a partir del 20 de marzo de 2020 y durante al menos dos meses se aplicó un régimen de cuarentena provocado por la pandemia de coronavirus.

 Otra vez, los datos son claros. Durante todo 2019 en el departamento La Capital se produjeron 100 asesinatos, mientras que en los primeros seis meses de 2020 la cifra llega a 50 homicidios.

La explicación radica en lo sucedido durante los dos primeros meses de este año. En apenas 60 días, el Gran Santa Fe registró la escalofriante cifra de 20 homicidios -una muerte cada tres días-. El departamento La Capital se encaminaba a batir sus propios récords históricos de violencia, hasta que apareció la pandemia.

 El inicio de 2020 fue sangriento también en Rosario. Tanto fue así, que durante los primeros 20 días de este año ya se habían registrado 30 homicidios entre las dos principales ciudades de la provincia.

 En ese momento, Aire Digital compartió el siguiente informe: Homicidios y narcotráfico: la historia reciente de una Santa Fe violenta.

FUENTE CONSULTADA: Aire de Santa Fe

Te puede interesar