EXIGIMOS MEDIDAS: Detenidos de la Seccional Novena URI amenazaron al personal con matar a sus familias. Hay 41 presos

Interés General 24 de junio de 2020 Por utrapol
Sobre los hechos que se vienen sucediendo en la Seccional Novena de la ciudad de Santa Fe, sucede algo gravísimo puesto que hay trabajadores policiales que están siendo amenazados por los presos, y no se permite denunciar esos hechos según confiaron a este medio numerarios de esa unidad de orden publico.
1

Al parecer, de los cuarenta y un detenidos que hay en la Seccional Novena de la Unidad Regional Uno, hay alguien o algunos que quieren evadirse, tal como lo han consignado algunos medios colegas; pero también, de información que recepcionó UTRAPOL Noticias, hemos tomado conocimiento de otros hechos que ponen en riesgo la integridad física de personal policial.

El domingo cuando se convocó a la Guardia de Infantería para una requisa, fueron poco claras las circunstancias en que desde el patio se intentaba ingresar un celular a los calabozos, y según información a la que accedimos, algunos hechos fueron mal narrados, mal testado, y hasta distorsionados, situación que habrá que determinar en una investigación; no sería justo que paguen quienes hacen las cosas bien, por quienes hacen las cosas mal; sobre todo cuando tienen una responsabilidad institucional superior.

Este miércoles, a la madrugada, antes de las 2, un desorden originado en los calabozos de la Comisaría 9ª fue rápidamente neutralizado por efectivos del Cuerpo Guardia de Infantería. Los internos habían usado como pretexto la quita de un televisor del penal. Esa protesta fue la pantalla para ingresar un cargador y un chip de teléfono. Estimaron que las maniobras de los presos estuvieron orientadas a generar una fuga masiva de detenidos.

Una comisaria con más presos que policías

Es inadmisible que una jurisdicción tan enorme, que cubre varios barrios, como Fomento 9 de Julio, Escalante, Ciudadela, Don Bosco, Los Hornos, de aproximadamente 40.000 habitantes, tenga solo cuatro o cinco policías por guardia, y cuarenta y un detenidos; es posible así brindar seguridad, es posible así cuidar presos?

Seguramente, están son respuestas que tendría que dar el Ministro de Seguridad Sain, y que ademas debe hacerse responsable de la integridad física, de los detenidos, pero mucho más del personal policial.

Sin patrullero

Recién en la víspera se puso en funcionamiento el único móvil que tiene la comisaría, pero casi nunca se puede usar ya que el mismo es asignado a cuadriculas, y en otras jurisdicciones, con lo cual no hay movil para esa comisaría, es inaudito esto.

Ante cualquier contingencia el personal de guardia debe pedir colaboración a otras dependencias, y en emergencias, hay un burocrático protocolo del 911 que demora la resolución de los conflictos, lo que vuelve mas tortuosa la tarea en la dependencia.

Policías amenazados

Hoy nos contaban, casi con temor, policías, que varias veces son amenazados por los propios internos con que les van a matar a sus familias, situación que deviene cuando se producen los secuestros de los celulares, que sugestivamente aparecen en días puntuales.

Esta situación, según nos confiaron, es sabida por la conducción de la Unidad de Orden Público, pero se niegan a realizar un acta anoticiando de esto a la justicia, por eso el temor del personal; ya que bien podrían ser amenazas lanzadas como mero disparate de un reo; pero nada indica que no podrían ocurrir; entonces, quien protege a los trabajadores?

Ponce va a controlar los rodetes y la afeitada mientras el personal esta en peligro

Muchos de los policías fueron contestes en señalar que las inspecciones de la Subdirectora de Policía María Laura Ponce, "asesora de la Jefa de Unidad Regional", no son para advertir la gran cantidad de presos que hay en la comisaría, ni para gestionar los arreglos edilicios, o cómo esta el personal, sino que las indicaciones son que el personal femenino se haga el rodete en el cabello, y los varones con pelo corto y afeitados.

Los trabajadores plantean que no es posible que las inspecciones de la señora Ponce sean para ver a quien se puede sancionar y no para advertir las falencias de la comisaria o el padecimiento de las amenazas de los presos.

Tiene la particularidad la oficial superior de ordenar no asentar su presencia en las dependencias, situación administrativa reprochable, y que según comentan, lo hace ex profeso para no indicar en donde anda, y así poder aplicar sanciones como resultado de su eficacia; lamentable el papel de esta funcionaria policial puesta por Muñoz.

Suponemos que las inspecciones de Ponce pueden estar enfocadas hacia el uso correcto del uniforme y nada más, habida cuenta que hace 29 años que esta en oficinas, entonces mal se puede controlar lo que no se conoce; ahora, debería saber la subdirectora María Laura Ponce, que la integridad física del personal policial, es responsabilidad de ella, y le cabe todo el peso de la ley, en caso de no abitrar los medios necesarios para hacer cesar estas irregularidades.

Te puede interesar