UN PODER JUDICIAL PARALELO: Marcelo Sain quiere quitarles facultades a lo fiscales y hasta los jueces

Interés General 05 de junio de 2020 Por utrapol
La denuncia que realizó en la "causa Oldani", lo hace pasible de ser llamado por la Legislatura para que de explicaciones, e incluso podría caberle expulsarlo del Organismo de Investigaciones, donde esta de licencia.
1

En Santa Fe Sain pretende llevar adelante una reforma con tres policías, con él solo propósito de tener dos bajo su órbita para tener el control de las causas judiciales, lo cual roza una línea delgada con el Poder Judicial, en la independencia de los poderes.

Un claro ejemplo de esto, es la denuncia que hizo sobre la causa Oldani por la vado de activos, conociendo pormenores que como funcionario político no debería conocer; Sain, al haber radicado esa denuncia, dejó expuesta a la fiscal que lleva adelante la causa, quien verdaderamente posee en forma detallada los elementos de juicio que reunió en la investigación, vulnerando así el principio de la oportunidad, en lo cual ella, en su calidad de funcionaria estaba compelida para en el momento oportuno una vez asegurada las pruebas y la causa, remitirla a la justicia federal para su prosecución.

Saín en un funcionario político, razón por la cual si sostiene que esta obligado a denunciar un delito, del cual no podría haber tomado conocimiento, en la causa Oldani, es porque, le informaron algunos jefes policiales, mal hecho, porque el ministro es conductor político de la seguridad, de la prevención y de la represión del delito, pero desde el punto de vista político el traza los objetivos estratégicos, para algo hay un jefe de policía, y no tiene por que conocer los pormenores de las causas o de las diligencias practicadas en el marco de lo que dispone un fiscal.

La policía tiene una doble dependencia, una administrativa y funcional para con su empleador que es el Gobierno con quien realiza las tareas de prevención y percibe un salario; y en forma subsidiaria, con la justicia, como auxiliar para satisface las necesidades; pero Sain pretende, en su calidad de ministro, hacerse cargo de las investigaciones propiamente dichas; en todo orden, las internas y las de la justicia; no menos cierto es que hay muchos funcionarios políticos cuestionados, por eso anhelan ese control que es resorte exclusivo de Poder Judicial.

Seguramente la fiscal del caso Oldani debe estar ofendida porque tiene conocimiento de pormenores de la causa, y el ministro Sain, rompe con el secreto de la causa, con una denuncia que es solo para visibilizarse en los medios de comunicación, obstaculizando así decisiones de la fiscal para oportunamente actuar de tal o cual manera, Sain arruina la instigación.

Sain corrompe la policía

El ministro de seguridad pretende una policía impoluta, honesta, y él fue el primero en corromperla, designado como jefes de dos áreas específicas como la de Control, y PDI a oficiales que ha ascendido por la ventana y que no son las máximas jerarquias para ocupar esos lugares, con lo cual ha creado un serio resentimiento interno; claramente, estos jefes son "los pibes vulnerables" que él necesita para su cometido,como Martín Musurauna, como subjefe de policía, a quien no pudo imponer como jefe, porque Sarnaglia fue designado por Perotti. De esta forma, cuenta con estos jefes sumisos, no subordinados, para tener conocimiento de todas las investigaciones.

Las investigaciones son exclusividad de la justicia, y el poco conocimiento parcial que puedan tener los investigadores son para proporcionárselos a los fiscales, por eso Sain necesita de gente como Olivieri, Bertolotti y Musuruana.

Sain se monta sobre los mismos errores de quienes lo antecedieron, esos a los que en publico critica, la Ley Orgánica Policial, vigente aún, habla de una estructura policial, muy distinta a la que el lleva adelante, y que por Decreto o resoluciones ministeriales la pasan por encima, con lo cual, se conduce políticamente sobre la existencia de un delito, donde mucha dirigencia política mira para otro lado.

Sain es un cínico, el artículo 124 de la Ley, habla del derecho a la carrera, que se contrapone con artículo 90 inciso a) de la Ley 21.521; es cierto porque la provincia tiene ley de estabilidad para con el empleado público; sin embargo el ministro de seguridad no se ha encargado de atender los reclamos que tiene desde hace años por decisiones mal tomadas por los distintos funcionarios, por ejemplo, los retiros.

Sain es una persona que permanentemente pone en jaque a un gobierno, cada semana con el Poder Legislativo, desafiando senadores y diputados, ahora se monta sobre la estructura del Poder Judicial, gravisismo.

Te puede interesar