ACOSOS: Mientras en Santa Fe desplazaron a un denunciado, en Reconquista parecen mirar para otro lado

Gremiales 18 de mayo de 2020 Por utrapol
La semana pasada salió a la luz las acciones de un oficial jefe que dedicaba gran parte de su tiempo a intentar seducir a mujeres policías "por la buenas o por las malas"; ahora surge un caso en la Unidad Regional IX, donde todo pasó a una mera cuestión de "convivencia".
Captura de pantalla (598)

En la Unidad Regional Uno hubo cambios el la jefatura la semana pasada, en coincidencia con una grave denuncia por acoso sexual, en la que interviene la fiscal María Laura Martí; en torno a los diferentes movimientos que hubo, nos anoticiamos que el presunto autor de los acosos habría sido desplazado del cargo que ocupaba.

La causa avanza, y hemos pedido a quienes expresaron haber sido victimas de esta situación, que las garantías de la fiscal interviniente harán posible que puedan brindar los detalles de lo que han padecido en estos años; y que es esa una instancia importante, no solo para que quien ha tenido esas conducta sepa que el que las hace las paga, y no que una jerarquía puede dar impunidad; sin para que no suceda a otras compañeras.

Silencio en Reconquista

En la Unidad Regional IX, una empleada policial padeció la misma situación que las compañeras de Santa Fe, y al parecer algunos prefirieron poner la basura bajo la alfombra.

La suboficial E.Z. radicó una denuncia ante Asuntos Internos el pasado 3 de mayo por un episodio ocurrido en su oficina, donde incluso hubo un testigo; hecho que estuvo precedido de otros en otras ocasiones, pero esta vez, las insinuaciones, según la denunciante, fueron más allá de lo tolerable, por lo que decidió hacer la denuncia.

E.Z. expreso que intervino la División judicial de Reconquista y el fiscal Marichal, pero que las cosas fueron de algún modo direccionadas desde la jefatura para que el presunto acosador, un oficial jefe, no sea desplazado del cargo, y que espera poder ir a la fiscalia a decir su verdad.

Hasta ahora, la causa solo se resume a una situación de convivencia que esta establecida en la normativa del Código de Faltas, no hay investigación administrativa alguna, y todo pareciera quedar en el fondo del mar, al menos hasta el día de hoy.

El detalle en los audios de E.Z. reflejan un estado de angustia, que seguramente un especialista en delitos de esta naturaleza podría fehacientemente establecer cuanta verdad hay en esas palabras.

Esperemos que en las próximas horas haya una respuesta institucional a esto, que como se ve, pareciera a ser más que moneda corriente para algunos.

Te puede interesar