DESCONTROL Y DOBLE COMANDO: La seguridad pública atraviesa una grave crisis, Sain presiona a Perotti y Sarnaglia lo desafía

Interés General 26 de abril de 2020 Por utrapol
La feroz pelea desatada en el Ministerio de Seguridad con el paso de las horas se va tornando cada vez más virulenta, el ministro fiel a su estilo. desafía al Gobernador a través de redes sociales, y el jefe de policía lo esmerila con parte de la dirigencia política justicialista que detesta a Sain. Perotti tendrá que tomar el control para no verse debilitado.
1

En medio de la crisis sanitaria por el coronavirus, y cuando vuelven paulatinamente a los medios las noticias sobre los hechos de inseguridad en la provincia, al Gobernador se le desata una guerra feroz entre el Ministro de Seguridad Marcelo Saín y el Jefe de Policía Victor Sarnaglia, la situación pone en riesgo a la seguridad pública, y los uniformados, estan divididos en dos bandos, 21.000 policías sin control, la sociedad santafesina desprotegida y sin plan.

Por Miguel ZALAZAR 

Algunos periodistas a los que manda a escribir el ministro, han tenido un tinte discriminador hacia la figura de Omar Perotti, tildar de pueblerino al mandatario santafesino es provocarlo y pretender ponerlo en ridículo; lo que hizo el Gobernador al ratificar a Sarnaglia en la Jefatura de Policía, en medio de la pandemia, es lo correcto, es de manual, en ese caso punto para Perotti; ahora esto no resiste más de dos o tres semanas.

A esta altura de los hechos, y con el estado público que tomo la pelea entre el ministro y el jefe de policía, ya poco y nada interesan los motivos del distanciamiento; hablar del ego de Sarnaglia, de quien ya se sabe es una persona incapaz para estos momentos de una policía distinta a la que el vivió hace más de una década, atemporal, y  hasta con un desconocimiento de la propia tropa, es redundar; referirse a Sain sobre como es su forma de conducirse, es decir lo que ya se dijo; aquí hay que poner los puntos sobre las ies, y solo lo puede hacer una persona, el Gobernador.

En las últimas horas, Marcelo Saín, a través de la prensa amiga salió a pegarle a Perotti, tildándolo de "pueblerino", por el respaldo dado a Sarnaglia al reflotar una de las frases de su campaña, "un jefe de policía fuerte", mirada que no tiene el ministro. Pero no solo Sain lo ha hecho a través de los escribas de buena pluma, sino que el mismo le pone presión al condicionarlo sobre el pedido de sanción de leyes, de lo contrario daría un paso al cotado; Saín vuelve sobre algo que el Gobernador ya fue tajante; "no hay reforma alguna, porque no es momento de confrontar con la policía", se lo expresó la semana pasada, sin embargo el ministro tensa la cuerda.

Perotti contrareloj

Cuando todo parecía que la ratificación hecha por Perotti a Sarnaglia el día jueves era el fin de solo diferencias de criterios entre el jefe de policía y el ministro; y que en todo caso más adelante podría analizarse la suerte de los dos funcionarios; ayer sábado volvió a encenderse la confrontación; pues en los pasillos del Ministerio el Jefe de Policía planificaba ordenes para impartir a los jefes regionales y otras dependencias operativas, en tanto que el ministro daba otras; en este situación, los uniformados saben muy bien que "orden y contraorden genera desorden", pero algunos toman parte por atacar una u otra orden.

En este nuevo escenario, o este nuevo round, el Gobernador ya no esta teniendo un margen a mediano plazo para resolver la contienda política, que es lo que había pedido a mitad de semana, "aguanten hasta que pase la cuarentena"; es que Sain es quien le marca la cancha y los tiempos, por lo tanto Perotti debe resolver esto en un corto plazo.

Dos policías?

Es este un escenario mas que crítico para la seguridad, la institución policial y los propios policías, ya que ante en algunos estamentos jerárquicos hay posicionamientos para un lado y para otro, aunque alguien pudiese salir a negarlo, hoy en la policía hay dos bandos, unos responden al ministro, otros al jefe de policía; hay un peligroso juego de poder que aleja a algunos jefes de preocuparse por el tema de la inseguridad, para jugar su propio juego.

Estas disputas internas policiales, cuyos gestores esta vez han sido los funcionarios que responden directamente al Gobernador, no es saludable para nadie que continúen en sus cargos, más aún, sostener a los dos funcionarios acrecentará la crisis, optar por uno, implicará una suerte de triunfadores y heridos, que tampoco puede ser sano en una policía que ya quedó claro no tiene niveles de conducción con experiencia, capacidad, y mucho menos mando.

Sabrá Perotti, cómo y cuando poner las cosas en orden, y ya no se sabe si es que no hay lugar para los dos, Sain y Sarnaglia en la Cartera de seguridad, debiéndose optar por uno o por otro; la situación deja entrever que no hay lugar para ninguno de los dos.

Te puede interesar