CASILDA: Horas Ospe bajo la lupa. Los otros fantasmas

Gremiales 14 de abril de 2020 Por utrapol
Hace una semana no entendíamos como el habilitado de la Unidad Regional IV, con la jerarquía de comisario hacia adicionales que estaban destinadas para personal subalterno; hoy ronda sobre las horas extras sospechas de que las coas no se hacen bien; y parte de esos servicios también pasan por las manos del propio Alderete.
WhatsApp Image 2020-04-07 at 13.12.29 - copia

Desde las organizaciones sindicales policiales, vamos a seguir atendiendo las demandas de nuestros afiliados y compañeros policías, que como dijimos hace un tiempo, no por casualidad han aumentado de manera considerable; sino que lo que ocurrió el el descontento por un lado de algunos jefes policiales, y por el otro, la falta de confianza para denunciar los hechos de corrupción.

Nuevamente la Unidad Regional IV vuelve a estar en el ojo de la tormenta porque empleados policlales de es departamental del sur, están sufriendo una nueva injusticia, y es la quita de servicios de horas extras (OSPE), para no ser asignados a nadie.

Parece un contrasentido decir que las horas extras no están asignadas a nadie, cuando en realidad los registros dicen que si se realizan; aunque según la documental a la que hemos podido acceder, hay evidentes contrastes den un mismo día y una misma hora de las anotaciones realizadas.

Al parecer la situación habría estallado en la Agrupación Cuerpos, y no serían ajeno a esta maniobra un tanto desprolija, el habilitado, el jefe de operaciones, y el jefe del Comando Radioeléctrico, ya que no son contestes las planillas que hay en el libro de guardia del Comando,con los del 911, con lo que finalmente se liquida en las cuentas sueldos de los empleados.

Sugestivamente, en las planillas se repiten algunos nombres que los mismos empleados e preguntan, "y este cuando fue al servicio?". o resulta un tanto raro, pese a las explicaciones que pueden esgrimirse que en las planillas aparecen casilleros donde reza "A DESIGNAR"; y resulta que esos casilleros luego son rellenados con nombres de empleados que nunca fueron a los servicios, o de quienes nunca realizan horas OSPEs.

Si se apela a la memoria y a registros de libros, a posteos en facebook, se podrá determinar que ha habido empleados que obran en las planillas como asignados a tal o cual servicio, pero jamas fueron, no son mas que otros fantasmas; los registros contables de las cuentas por ejemplo en el año 2019, reflejan un cobro exorbitante de algunos en concepto de horas extras, cuando amas fueron a los servicios.

La operatoria queda al desnudo, en el cotejo de los libros; mas allá de los testimonios de los empelados a los que contacto este portal periodístico, a la central 911 se comunica en forma radial la salida de los servicios de OSPE que si salen verdaderamente; pero en forma paralela se registran en el libro de guardia del Comando Radioeléctrico, patrullajes de OSPE, pero que son falaces; porque no salen; en algunos casos, se ha visto a algunos empleados, fieles a la corona, presentarse en la unidad, darse el presente al servicio de horas extras; y luego se retiraron a sus casas.

Cuando basta es basta

Parece que no se entiende que la plata del vigi no se toca; y cuando eso pasa, el policía se harta, y quiere que no suceda más, porque estas maniobras, dejan sin posibilidades de ingresos honrados al personal que trabaja para tener un mejor vida.

Los que tienen estas practicas, que ni siquiera son avivadas; sino que son parte de una red de aprovechadores, que desde la estructura estatal, y con cierto poder de mando y presión, hacen que el personal no tenga ganas de trabajar.

No son buchones, como por ahí, los que se sienten heridos, suelen decirles, al contrario, son la gente buena de nuestra institución, son los policías que hay que defender; y si no lo hacen desde la institucionalidad quienes tienen l responsabilidad y obligación de hacerlo, lo haremos los sindicatos policiales, que para eso estamos.

Cuando se dice basta es basta señores.!

Te puede interesar