MAS MUERTOS: Con la dupla Sarnaglia-Musuruana nada puede cambiar

Interés General 17 de febrero de 2020 Por utrapol
Son hechos que tienen que ver con el enfrentamiento entre bandas y por eso no importa, un análisis simplista que esconde la falta de prevención en las calles, y es producto de la cúpula provincial que no sabe donde esta parada.
Captura de pantalla (1191) - copia

Para las autoridades policiales provinciales, entiéndase el jefe y subjefe de policía, habría que preguntarles cuál sería el grado de responsabilidad de una beba que murió asesinada anoche en la ciudad de Rosario, ya que por haber estado en el lugar equivocado y hasta en brazos de una madre, quizás con relaciones poco sanas, debería morir, o de algún modo se justifica dicha muerte.

Echarle la culpa al mundo narco, a la violencia, a negocios informales, es lo más fácil y natural al parecer por parte de Victor Srnaglia, jefe de policía, quien no admite que en realidad los lineamientos que trazó y traza en su gestión no funcionan, no sirven, es que él y su co-equiper, Musuruana, no tienen ni la menor idea de como plantear un proyecto que de resultados.

"Los relevamos porque no cumplen los lineamienstos, no quieren trabajar", fueron las palabras de Sarnaglia para relevar a Gorosito, Romano, y otros jefes de unidades regionales que aún les quedaban meses a algunos, años otros para alcanzar los treinta años de servicio; todo eso y mucho más hizo el jefe de Policía, descalificando, denostando a buenos jefes; un plan urdido para tapar su ineptitud y mostrarse como eficiente y con mando; hoy la realidad le devuelve como boomerang su propia medicina.

Rosario es un incendio, Santa Fe arde, Reconquista esta tapada por el delito, Rafaela imparable; es acaso esto responsabilidad de los policías?, claramente no. Porque esto ocurre por la puesta en practica de las directivas de la cúpula provincial, y en algunos casos por noveles jefes que no están capacitados para algunos cargos.

Club de amigos, profesionalismo cero

Victor Sarnaglia y Martín Musuruana, cuando llegaron a la jefatura, casi por asalto, porque nunca se vio una manera tan informal de de escasez institucional de asumir un cargo, jamás ocurrió, hicieron una purga, so pretexto de "ser parte del problema" que atravesaba la policía y la seguridad pública; entonces apelaron a los "jefes amigos".

Si uno recorre la nómina protocolar de los jefes de regionales u otras dependencias de importancia, van a notar que en su mayoría emergen de haber sido parte en algún momento de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE), y de la Policía de Investigaciones (PDI); y muchos de ellos con escasísima antigüedad, sin profesionalismo para estar a la altura de las circunstancias. Como lo dijera un experimentado jefe, "no están capacitados, les falta madurar, es una locura lo que hicieron".

Sarnaglia y Musurana, en realidad quisieron aventar fantasmas de generales y directores mejor y más preparados, y creyeron que podían sacarles el sillón ante su ineptitud; por eso juntaron a un "grupo de amigos", novatos, obedientes, sumisos, pero con cero capacidad; y así hoy tenemos los resultados; inseguridad, violencia y muerte.

El jefe y subjefe de policía ya no pueden más apelar a la culpabilidad de los que echaron, ahora ellos sos los únicos responsables, junto al club de amigos de lo que pasa, Sarnaglia y Musuruana deben decirle a los santafesinos como es que llegamos a 15 muertes en Santa Fe y 38 en Rosario en menos de dos meses. Quizás es hora que piensen en renunciar o que el Gobernador los eche.

Te puede interesar