SE AGUDIZA LA CRISIS: "Estamos trabajando sin hojas, sin equipos informáticos, sin espacio y con baños tapados"

Gremiales 10 de febrero de 2020 Por utrapol
Muchos jefes de dependencias muestran sus descontento a partir de las exigencias que se piden desde el Ministerio de Seguridad y la jefatura provincial, donde no llegan los recursos.
foto1

Ya cansados de buscar "alternativas caseras" para suplir la falta de atención de recursos por parte de la jefatura de policía que comanda el comisario general (RE) Victor Sarnaglia, los jefes de distintas comisarias, subcomisarías y destacamentos comenzaron a alzar la voz, a su manera, para dejar bien en claro que hay cosas que no pueden solucionarse por motivos ajenos a ellos.

Ayer nos decía un jefe de zona, de una de las regionales de la provincia, "no tenemos hojas, las impresoras se rompen, cada vez la comisaria es mas chica, y los baños de algunas comisarias son un desastre".

La situación se torna compleja, porque las comisarías hace tiempo no son atendidas presupuestariamente, se las precarizó en todo sentido, algunas incluso derrumbadas para un plan nunca puesto en practica; y hasta las cooperadoras se han disuelto en algunos casos; y nadie colabora con la dependencia ya, o por cuestiones económicas del comerciante que antes ayudaba, o porque siente que el servicio de seguridad publica es deficitario.

Hace rato que el policía "no pide mas favores"

Años atrás, cuando había cierto feeling entre la policía y la ciudadanía, y menos presión política, podría irse hasta alguna librería o un almacén a pedir que auxilien a la comisaría hasta tanto lleguen las partidas de papelería, o hasta que pueda comprase un caño de agua en el caso de algo sanitario; eso ya se dejo de hacer hace mucho tiempo, porque lo que era cómodo para los funcionarios, en cuanto a que el policía todo lo resuelve, para subsistir; se convirtió en un efecto boomerang , donde muchos de los uniformados terminaban sumariados por "mangueros".

La realidad hoy es otra, y la cosa va tomando un cariz que preocupa cada día más; en rigor de verdad, no es más que la radiografía de una gestión ministerial que no termina de arrancar nunca.

Te puede interesar