BUENOS AIRES: Sergio Berni le reclamó a la ministra Sabina Frederic que retire a las fuerzas federales de la Provincia

Interés General 10 de febrero de 2020 Por
La interna entre Sabina Frederic y Sergio Berni alcanzó su punto más alto -al menos, hasta el momento- con una carta del ministro de Seguridad bonaerense a su par nacional, en la que la cuestionó con dureza por “recibir burocracia como única respuesta” a la escalada delictiva en el distrito más importante del país y le reclamó el retiro de las fuerzas de policiales federales del territorio.
foto1

Así, el funcionario de Axel Kicillof ​y cercano a Cristina Kirchner dinamitó lo que se había anunciado como un avance en la reunión entre ambos hace un mes: un supuesto acuerdo para crear un comando unificado entre ambas carteras para articular las tareas de los efectivos en la provincia.

“Al día de la fecha no hemos contado con la información de las fuerzas policiales y de seguridad federal presentes en esta Provincia y que deberían coordinar con este Ministerio las necesidades operativas de despliegue y respuesta a la problemática actual que en la materia aqueja a los bonaerenses”, arrancó con el reproche la nota firmada por Berni con fecha el miércoles, dirigida directamente a Frederic, y a la que accedió Clarín.

Áspero, el ex secretario de Seguridad de Cristina Kirchner desechó el proyecto de convenio enviado por el Ministerio de Nación llamado “Bases para el funcionamiento de la mesa operativa conjunta de las fuerzas federales y policía de la Provincia de Buenos Aires”: lo consideró “inviable” y lo cuestionó por “burocrático” al punto de “agravar aún más” el complicado escenario en la provincia.

“Resulta inviable en los términos que se propone la intervención conjunta de las Fuerzas de seguridad, redundando todo ello solo en reglamentarismos que agravan aún más la situación en que se encuentra la Provincia de Buenos Aires en materia de Seguridad Pública”, criticó uno de los dirigentes referenciados en la actual vicepresidenta e integrante del gabinete de Kicillof, y fue más allá: “Ante la escalada delictiva que sufre esta provincia en los últimos meses, la única respuesta recibida hasta ahora es más burocracia”.

Detrás del reclamo de Berni lo que asoma es el interés del bonaerense para que le cedan el mando de los efectivos de las fuerzas de seguridad federales en la Provincia.

Desde el inicio de sus gestiones, Frederic y Berni habían tenido cruces que quedaron expuestos públicamente, como respecto de la decisión de la ministra nacional de desestimar el uso de las pistolas Taser, lo que su par provincial calificó como un “disparate”.

​Alberto Fernández intervino en la disputa con un fuerte apoyo a Frederic y le pidió a Berni "que se ocupe de la provincia", a lo que el funcionario redobló la apuesta: "Está muy bien que la ministra exprese lo que él piensa en materia de seguridad. Ahora, eso no significa que exprese lo que pensamos la mayoría de los bonaerenses".

Según versiones, en una reunión con intendentes de Juntos por el Cambio Berni despotricó contra la ministra Berni: dijo que la funcionaria "no sabía distinguir una pistola Taser de una de agua".

Con el objetivo de acercar posiciones, Frederic recibió a Berni el 9 de enero en su despacho en la calle Gelly y Obes, comunicó que se trató de un encuentro “fructífero” y anunció el “avance” en acuerdos como la conformación de un comando unificado para coordinar a los efectivos federales en el distrito.

En Nación indicaron que se había implementado en Santa Fe “con óptimos resultados”. Pasado un mes, Berni lo rechazó de manera contundente en la nota: “No aporta nada a la necesidad fáctica de proveer a la Provincia de dispositivos y recursos humanos dinámicos con capacidad de respuesta al sistema de policiamiento preventivo y estratégico desarrollado por el ministerio a mi cargo”.

Sobre el final, antes de pedir el retiro de los efectivos, Berni de algún modo dejó expresado que su descontento parte de no controlar los operativos: “En atención al orden de cosas señalado, la presencia de las fuerzas federales en esta jurisdicción sin una conducción clara no sólo resulta estéril, sino que agrava y complejiza la operatividad diaria de los elementos policiales provinciales, poniendo en situación de detrimento a la Provincia que concentra más del 40% de la población del país”.

“Solicito que sean retiradas del territorio de la Provincia de Buenos Aires las Fuerzas policiales y de seguridad federal que no se encuentren cumpliendo tareas que atañen exclusivamente a lo que respecta al orden y competencia federal”, cerró Berni, y se despidió con un saludo formal.

En la conversación entre ambos, Frederic le había ratificado su intención de continuar con el apoyo de unos 6.500 efectivos de las cuatro fuerzas de Seguridad federales que había dejado la gestión Macri, principalmente en localidades del conurbano bonaerense, La Plata y Mar del Plata.

De acuerdo con lo que comunicó el Ministerio sobre aquel encuentro, los funcionarios también habían hablado sobre alternativas de capacitación para los efectivos de la provincia y de las policías locales. Y Frederic encabezó luego una reunión con los jefes de las Fuerzas Federales de Seguridad para iniciar la articulación. Las palabras de Berni expusieron otra vez la interna, dejaron en evidencia que no hubo avances y abrieron la incertidumbre sobre el devenir de la relación entre ambas administraciones en un área sensible.

En una entrevista publicada este domingo por Clarín, Frederic dijo: “Estamos en conversaciones permanentes con Berni y con gente de su equipo. No tengo diferencias profundas con él”. Y agregó: “El tiene su perfil, muy diferente al mío. Yo no quiero ser él. En la Argentina hay un acostumbramiento a una cierta forma de conducción en materia de seguridad. Berni lo inauguró y Bullrich fue sucesora de ese estilo. Yo tengo otros elementos para sostener la gestión. Va a ser parte de un desafío mostrarle a la gente que se puede dar seguridad sin hacer una performance o un acting”.

Te puede interesar