PINKY Y CEREBRO: En 50 días de gestión solo le falta la pelea final con el gobernador

Interés General 29 de enero de 2020 Por utrapol
Uno tiene deseos de conquistar el mundo, apela a la compañía del otro. Ambos alterados en laboratorios se pelean con el mundo y viven en un ring desde donde pretenden hacer política de “consenso”. La ultima pelea sera con el mismísimo Perotti al que le morderá la mano como a Lifchiftz.
sain y sarnaglia

Este es sin dudas mi anticipada visión de lo que se viene sucediendo en la gestión encabezada por Marcelo Saín en el ministerio de seguridad desde el 10 de diciembre ultimo.

No era necesario apelar a una bola de cristal, solo verificar los antecedentes del funcionario para vislumbrar los conflictivo de su personalidad llena de desbordes emocionales y una lengua sin freno que dije “traerá graves problemas a Perotti” y ya se los trajo.

Primero comenzó con lo que creía el “eslabón mas débil”, es decir con un grupo de policías jerárquicos. Luego fregoteo contra el senador Traferri que le debió navegar sin timón a Perotti en nada mas ni nada menos que la “Ley de Presupuesto” de su primer año de gestión.

Luego siguió con la oposición (ayer oficialismo que lo conchabó como “asesor estrella” de el mismo ministerio que hoy conduce y luego le armaron “a medida” un “concurso” al que casualmente se presento el solo y lo hicieron jefe de la Policía Judicial).

Hoy ya se “zarpo” contra la prensa y le valió un comunicado de repudio de ADEPA.

Es el estilo “Sain” es su naturaleza y no va a cambiar ahora de viejo.

Si hacemos una retrospectiva mas profunda e el tiempo vamos a observar los mismos desbordes que observamos en el escenario provincial. Mientras esto estaba circunscripto a “un par de comisarios” los progres de salón lo bancaron, aunque la mayoría incluso del PJ local tomaron distancia aunque menos sea con un estridente silencio político.

Esto le trajo a Perotti la necesidad de tocar timbre en la Casa Rosada y llevarle al Presidente de la Nación el primer “bardo” de este muchacho que no será el ultimo seguramente. El gobernador en persona debió viajar ya que a Marcelo (Saín) en Buenos Aires los colegas del propio Ministerio de Seguridad de la Nación lo definen como “un cachivache” y le echan “flit” cuando pueden y sin piedad.

Recordemos que mientras atorados por la crisis que el mismo provoco anunciaban mentirosamente que “venían 3.000 gendarmes y hasta el 7mo de Caballería” la propia ministro Frederic puso freno y dijo que “por ahora serán solo los destacados ya en la provincia” dejando en off side tanto a Perotii como a Saín. Si faltaba poco recordemos que Alberto, uno de los Fernández que gobiernan el país expresó que “lo que dice Frederic expresa lo que piensa el”. Mas claro, un poco de soda.

La pregunta es: ¿Porque se compra semejante lio Perotti? ¿Que lo llevó a ponerse semejante salvavidas de plomo?

La gran pregunta es y sacando de lado una discusión que no suma y es la referida a la talla intelectual del ministro a quien conozco; está referida a dilucidar si ¿Esta en condiciones psíquica de comandar semejante estructura de poder sin lesionar las libertades y demás derechos de los ciudadano? Y aclaro que esto involucra en primera instancia a los mismísimos trabajadores policiales que fueron sus primeras victimas.

¿Hay equilibrio emocional para manejar una fuerza armada de mas de veinte mil hombres y mujeres, aparatos de inteligencia y millonarias sumas de guita en negro para comprar lo que quiera?

¿Se comprende donde y con quienes estamos parado en este punto?

Quizás la oposición y algunos cuantos oficialistas hoy por esto están convencidos en aprobar la “emergencia en seguridad” de manera “recortada” a lo que pretende el Poder Ejecutivo Provincial que ya sabe que gracias a su ministro los legisladores le podaran el proyecto.

Párrafo aparte y muy cortito es para “Pinki”, otra rata de laboratorio con menos cerebro y que solo acompaña, pero que a diferencia del personaje de historieta este viene cargado de odio y revancha, de un prontuario sucio y de una hoja de ruta lamentable.

En fin…. Dios los cría y el viento los amontona….

El ultimo que apague la luz.

Alberto Martiez - APROPOL Noticias

Te puede interesar