ESTO TAMBIÉN ES SEGURIDAD: Hablemos de aumento de sueldos, entrega de uniformes, ascensos, retroactivos, retirados

Gremiales 20 de enero de 2020 Por
El gobierno habla de emergencia en seguridad, de inseguridad, de ola delictiva; pero solo piensa en planes, infructuosos por cierto, pero no empieza por sentarse a discutir los salarios y pagarnos cada peso que se nos debe.
Uniforme 7

Quienes componemos la policía provincial, es decir, los trabajadores, no somos meros números, aunque casi siempre esa es la valoración que suelen hacer algunos dirigentes políticos que cumplen tareas en los gobiernos; nosotros somos la herramienta esencial en el servicio de seguridad pública, el recurso más importante, por lo tanto, no puede pensarse solo en contrarrestar la inseguridad con "un plan" que no contemple mejorar el bolsillo del policía.

Cuando el ministro de seguridad y el jefe de policía hablan de "una mejor policía", solo se refieren a que los trabajadores anden bien uniformados, aunque las prendas no se entregan, que se mantenga la vía jerárquica, pero a la vez el propio Sain sale a decir que él es dirigente gremial de los policías, se habla de el aumento de las horas extras y los servicios adicionales, pero no e habla de aumento de sueldo.

El aumento de sueldo debe partir de un piso del 50 %

Con la inflación galopante que hay, los trabajadores policiales queremos que rápidamente se siente el gobierno a reordenar los salarios del sector; y esto debe hacerse sobre la base de los precios reales de la canasta básica, nosotros pretendemos que un agente policial que ingresa a la fuerza cobre 53.000 pesos de bolsillo.

El gobernador Omar PEROTTI en campaña habló de una policía bien remunerada, pues, esperamos que esto se ponga en practica de manera inmediata. Resulta contradictorio que se habla de una crisis de inseguridad, y en ella se excluya el salario de los trabajadores; pero además también hay otra contradicción,como si fuese que la inseguridad tiene un calendario, se pretende fijar salarios de policías para cuando las paritarias de los demás gremios estatales, o tener de referencia a los docentes, pero a los policías no nos sientan a negociar salarios, sino que va al antojo del ministro o jefe de policía de turno; algo bien democrático por cierto.

Este incremento salarial, pretendemos vaya también al sector de retirados. No puede ser que los compañeros que se han jubilado tengan sus incrementos en base al salario del empleado público con menor remuneración y no acorde a la escala salarial policial real; nunca un retirado de la policía llego a cobrar los porcentajes de ley respecto de los activo.

Uniformes

Hoy los trabajadores policiales seguimos echando mano a nuestros bolsillos para sostener el correcto uso del uniforme, ya que la entrega realizada en forma parcializada que duró un año y medio en la gestión anterior, solo fue un paliativo, nunca bien entendido, porque en nunca llegaron en la gestión de Lifschitz los cuatro uniformes de verano, y los cuatro uniformes de verano como la ley así lo estipula.

Se votó por un cambio, se votó para estar mejor, porque los policías somos ciudadanos, y, a los destratos recibidos por parte del ministro, le seguimos agregando esto de sostener la seguridad pública con los sueldos del empleado, nosotros no tenemos por qué poner un solo peso para los uniformes.

Retroactivos

El comisario Victor Sarnaglia, cuando se le habla del pago de los retroactivos sobre los ascensos 2018, pareciera que no entiende bien, o se hace el distraído, ya que sobre el tema ha dicho que él no tiene nada que ver con la gestión anterior; deslindándo responsabilidades y a su vez, dejando en claro que no moverá un dedo para esa cancelación; esto habla a las claras del jefe de policía que tenemos hoy.

Hay miles de compañeros que están esperando el pago de lo que se les debe, no debe ser esto mendigar, sino que se haga justicia. El 1° de enero de 2018 los policías que debieron concursar a fines de 2017, tendrían que haber cobrado sus sueldos con las jerarquías actualizadas, sin embargo, los siempre procesos de los gobiernos, hicieron que recién a mediados de el año 2019 se hiciera ese concurso.

Hay una responsabilidad clara del gobierno anterior en esta y otras deudas, en eso estamos claros; ahora, el señor Víctor Sarnaglia no sabia de su existencia al momento de asumir el cargo? Creemos que si lo sabia perfectamente, por lo tanto no puede poner esa deuda bajo la alfombra, desconocerla; una de las primeros anuncios que debió hacer fue precisamente éste, decir cuando se va a cobrar eso, dinero que día a día pierde valor. 

Ascensos

Hay un decreto al que solo le falta la firma del gobernador; si hoy estamos en emergencia, si hay voluntad de mejorar las condiciones salariales de los policías, no se entiende por qué no se materializa el ascenso de los compañeros, creemos que no es una cuestión de presupuesto, sino, una manera caprichosa de intentar presionar a los trabajadores; por ese camino, se equivoca el gobierno.

Los policías no son renuentes a hacer su labor, al menos aquellos que ingresaron por vocación; pero no existe demasiado compromiso, contracción al servicio, efectividad, cuando la recompensa no es la adecuada; como comúnmente se dice en la jerga, "no me voy a dejar matar por dos pesos".  

En ese sentido, el ascenso significa concretar un logro en la carrera, una satisfacción propia, pero también poder recomponer el salario y de a poco ir mejorando el estándar de vida. Pareciera que en este punto, tampoco hay voluntad del gobierno en hacerse cargo de la continuidad jurídica del Estado y no darle al trabajador, lo que el trabajador ya obtuvo.

Traslados

Seguimos teniendo compañeros trabajando a cientos de kilómetros de sus hogares, haciendo dedo, pasando de colectivo en colectivo, con horas de sueño interrumpidas; algo de lo que seguramente Victor Sarnaglia sabe, pero parece que de eso no se habla.

Hasta cuando, va a seguir este sistema de tomar policías, ya desde el I.Se.P., que viven en Las Toscas para asignarle servicios en Rufino. Una situación que nace mal parida y que nadie se encarga en darle una solución de fondo, quizás porque el policía es un trabajador descartable, y hasta un mal necesario.

Te puede interesar