CAUSA D-4: "Grau no debería haber estado un sólo día preso", manifestó su defensor

Interés General 12 de enero de 2020 Por utrapol
En comunicación con Será Justicia, Miguel Ángel Pierri insistió en la inocencia del ex jefe de la policía, quien desde el 2017 está detenido, sospechado de defraudar al estado provincial con el arreglo de los móviles policiales.
pierri
pierri

En los primeros días del 2020, la Fiscalía de Delitos Complejos presentó la acusación contra los ex comisarios Rafael Grau y Omar Odriozola. Ambos se encuentran imputados como jefes de una asociación ilícita que se dedicaba a defraudar al estado santafesino a través de supuestos arreglos en móviles policiales.

Los fiscales Mariela Jimenez y Ezequiel Hernandez anticiparon que pedirá una pena de 9 años de prisión para ambos policías retirados en una causa que tiene al resto de los coimputados cumpliendo penas arribadas a través de procedimientos abreviados (ver Condenados).

En una entrevista realizada por Ignacio Mendoza en Será Justicia, el abogado defensor de Rafael Grau, Miguel Ángel Pierri, remarcó la “irregularidades” del inicio de la investigación, y la diferencia de criterios mantenidas en su momento por el fiscal Roberto Apullán, y el fiscal actual, Hernández: “llama la atención la falta de equidad en el tratamiento... con la misma imputación, los mismos hechos, el ex jefe Odriozola está en libertad y Grau detenido”, comparó.

En similar sentido expuso las distintas situaciones atravesadas por los contadores habilitados de la fuerza, Villanueva, detenido junto a Grau y el resto de los primeros coimputados, y Patriarca, imputado hace pocos meses junto con Odriozola: “Patriarca arriba a esta investigación porque esta defensa lo propone como testigo, y el fiscal Hernández se encontró con que no lo podía tomar como testigo porque lo tenía que imputar. Con la misma imputación que Villanueva, el contador Patriarca nunca estuvo detenido… Ustedes pueden decir: bueno, Hernández tuvo un criterio distinto, por supuesto, pero el principio de equidad e igualdad es para todos, si no se detiene con igual responsabilidad de autoría no se detiene a nadie”, remarcó Pierri.

Para el defensor, esta situación “me exime de cualquier tipo de opinión, eso habla de una clara persecución a alguien que lejos de ser responsable fue quien desde el primer día bregó por la transparencia en la actividad policial”, y agregó: “vamos a poder demostrar tranquilamente que Grau es ajeno a toda esta cuestión”.

En relación a los coimputados en la causa, el letrado remarcó que “todas las personas que arribaron a una condena en juicio abreviado, a excepción del comisario Leiva, el resto ocupaban sus posiciones en sus lugares desde la administración de Odriozola”.

“Grau no puede responder por las inconductas de estos señores, al contrario, estos señores formaban parte de las personas que Grau quería combatir. No se le puede asignar una responsabilidad de Superman o de Todopoderoso que solo en 60 días pueda desarticular…. ¿Usted qué cree que las normativas que Grau dispuso en su asunción tenía como vista? Eliminar las irregularidades que veía cualquier jefe policial que buscaba la transparencia.

En este sentido Pierri remarcó el contexto político en el que Grau asume la jefatura de la policía, en los últimos meses de la gestión de Antonio Bonfati. El defensor argumentó que “Grau recibe un arrastre… Cuando un funcionario llega a su despacho le lleva un tiempo conocer, y estos malos funcionarios vienen de una gestión anterior”. Tras tres meses al frente de la fuerza, el ex comisario presentó su renuncia, que no fue aceptada.

El defensor insistió en la “interna política” que derivó en la detención de Rafael Grau, y apuntó contra el ex ministro de seguridad, Maximiliano Pullaro: “las visiones que tenía sobre el funcionamiento institucional de la policía Grau, un policía de piel y espíritu, y el ex ministro Pullaro, eran distintas. Y creo que la policía de su provincia, como el resto, está muy afectada por tintes de corrupción, por distintos manejos. La visión que tenían para emprender esta etapa eran distintos: Grau tenía una, Pullaro tenía otra. Deberían haberle aceptado la renuncia y dejarlo retirar en paz, aún frustrado por no poder realizar lo que quería hacer”.

Sobre lo que depara la causa de ahora en adelante, tras la presentación de la acusación, Pierri se manifestó esperanzado en la realización de la audiencia preliminar: ”esperamos con mucha expectativa la audiencia preliminar, porque vamos a ver realmente cuales son las pruebas contra Grau. No va a encontrar una escucha telefónica, no va a encontrar una directiva… Grau está en otra situación, una interna política que no supieron resolver, y Grau es un convidado de piedra a esta causa”.

“Esperamos que nos toque un juez con una visión independiente, libre para decidir y que valore objetivamente las pruebas. Solo esperamos que nos toque un juez independiente, que pueda juzgar esto libre, sin presiones, sin que la política entre por la puerta para que la justicia se vaya por la ventana”, insistió.

FUENTE: Aire de Santa Fe

Te puede interesar