LOS PRIMEROS NEGOCIOS?: Cambiarían el color de los uniformes. Sarnaglia agudiza el vaciamiento del bolsiilo de los trabajadores

Nuestros Policías en Acción 02 de enero de 2020 Por utrapol
En una reunión llevada a cabo el día lunes pasado, convocada por el Departamento Relaciones Policiales se dieron los primeros detalles. Un disparate mas de SAIN y el Jefe de Policía.
1

Uno de los argumentos es que la ropa negra intimida a la gente. Algo que no cuadra en el análisis de ningún experto en seguridad que pretenda resolver la violencia y el delito en una provincia como la nuestra, entendiendo el color de ropa como algo que posibilitaría resolverlo. Lisa y llanamente estamos asintiendo en forma directa o indirecta a lo que será un negociado.  

Cerca de las diez de la mañana del lunes pasado, en oficinas del cuartel de Bomberos Zapadores de Santa Fe, dentro del diverso temario que sobre la mensa abordaron oficiales de relaciones públicas, se hablo de los uniformes.

Uno de los argumentos, era que el negro no esta reglamentado, algo cierto, y que se pretende volver al gris torcaza, y además, se esgrimía algo un tanto disparatado como que la ropa negra intimidaba a la gente.

Contradictorio

Para esta organización sindical resulta un tanto contradictorio la posición de algunos jefes; fueron varios de ellos, precisamente del Departamento Relaciones Policiales, quienes en la gestión del ministro PULLARO,  avalaron la compra de uniformes negros, a sabiendas que no eran reglamentarios, y ahora aparecería en una opinión diferente pretenden poner en gasto a los policías.

Quien se hace cargo del bolsillo de los trabajadores

Pensar en un cambio de uniformes, en una provincia que se dice quebrada por parte del gobierno, es lo más disparatado, la provincia, que esta obligada a proveernos los uniformes que se adeudan desde 2019, mas lo de este año, no esta en condiciones de hacer este tipo de cambios.

Pero como seguramente casi siempre ocurre, no es descabellado pensar que  los ideólogos de este cambio de uniformes hayan pensado en que los propios trabajadores se hagan cargo de su compra.

Deberían saber algunos pensadores de nuestra institución, que antes de decidir las cosas en un escritorio, con un despacho de 18 grados en enero, producto de los aires acondicionados; pensar en ese policía que hoy no llega a fin de mes, y esta bajo 40 grados en una ruta, o en algún barrio peligroso de una ciudad intentando hacer lo mejor de sí en su labor diaria.

Negocios

No es la primera vez que tras la compra de uniformes, licitados, compra directa o adquiridos por los propios policías tenga un tinte oscuro, y que se esconda detrás de los uniformes de acuerdo a la normativa policial, un negocio millonario.

Desde las organizaciones sindicales lo hemos planteado, objetado y hasta denunciado; donde no pocas veces la calidad de las prendas presentadas y requeridas en los pliegos no eran las que llegaban a destino; y vaya si no tenemos "tela parta cortar" en ese sentido; se ha hecho la pantomima de tomar los talles a cada efectivo policial, a sabiendas que las empresas hace solo tres talles únicos; por eso la mayoría de los trabajadores optó por mandarlos a una modista a arreglar, otros los cambiaron, y otros directamente los vendieron y se compraron los talles adecuados.

Quienes estamos en permanente contacto con los trabajadores siembre, sabemos de esto; y este cambio brusco de pensamiento, para congraciarse ahora con la nueva gestión, nos parece un tanto vergonzoso.

No caben dudas que detrás de este pensamiento, está el "millennials" Victor SARNAGLIA, que hasta ahora no dio muestras de comandar la fuerza.

Te puede interesar