El Cordón Industrial, una saga dedelitos y la intervención a la UR XVII

Nuestros Policías en Acción 30 de diciembre de 2019 Por utrapol
En el último año hubo 13 crímenes en la franja que va de Granadero Baigorria a Puerto San Martín. Además de las peleas territoriales por el narcomenudeo.
san lorenzo

Una semana después de haber asumido como jefe de la policía santafesina, el comisario retirado Víctor Sarnaglia ordenó intervenir la Unidad Regional XVII con asiento en el departamento San Lorenzo.

La decisión la tomó tras constatar una serie de irregularidades en la vía jerárquica y la prestación de un servicio deficiente en la amplia zona que abarca esa dependencia afincada en el corazón del Cordón Industrial del Gran Rosario. Sólo para nombrar algunos hechos que hablan de eso, vale mencionar la saga de robos en los primeros días de diciembre en la ciudad de Roldán y los 13 homicidios cometidos en 2019 en la franja de localidades que van desde Granadero Baigorria a Puerto San Martín aunque la primera de esas ciudades dependa de la Unidad Regional II (Rosario). De esas muertes varias víctimas fueron ancianos sometidos por ladrones que ingresaron a sus viviendas para robarles. El registro sostiene que hubo cinco homicidios en Granadero Baigorria; cuatro en Capitán Bermúdez; seis en San Lorenzo; uno en Ricardone; y dos en Puerto San Martín.

Crímenes

Los últimos dos crímenes de esta saga fueron el de Elvira Danelón, de 83 años, a quien hallaron en su domicilio de Ferrari 266 de Capitán Bermúdez; y el otro el de Fermina Barreto, que tenía 85 años y a quien luego de matarla le robaron una garrafa, una amoladora, una mezcladora y 9 mil pesos en su casa de América al 200, en San Lorenzo.

En el caso de Danelón, los investigadores de Homicidios apresaron a Juan Ramón S., de 26 años; y Daniel "Cogote" V., de 42. Los dos fueron observados cerca de la casa de Elvira cuando salían con el escaso botín.

Luego de ese hecho los bermudenses se organizaron a través de las redes sociales y convocaron a concentrarse en la antigua estación de trenes de la localidad. "Ya son muchos los robos en los barrios y mucha la gente que matan por eso", sostuvo una vecina. Y aseguró que "cuando Gendarmería Nacional recorría las calles de Bermúdez la situación estaba más calma".

En cuanto al crimen de Fermina Barreto, en San Lorenzo fue capturado e imputado Leonardo G., a quien el juez Eugenio Romanini le achacó el delito de homicidio criminis causa. Es decir que mató para consumar otro delito, en este caso el robo. Un hecho que prevé una pena de cadena perpetua.

Otro de los casos resonantes que sacudieron al Cordón Industrial ocurrió el 2 de diciembre pasado cuando una mujer de 77 años fue víctima de una entradera en su casa de Richieri al 100 de Granadero Baigorria. En esa oportunidad el ladrón huyó sin herir a la víctima a la que sólo le sustrajo dinero en efectivo y algunas joyas.

Un poco hacia atrás, las crónicas policiales cuentan de Olga Inés Di Santis, de 77 años y asesinada en 2017 en su casa de Belgrano 572 de Capitán Bermúdez con un golpe en la cabeza. Por el homicidio fue detenido su nieto, Damián D., de 32 años e imputado por homicidio críminis causa agravado por el vínculo.

También en 2017 murió violentamente Fermín Rodríguez, de 78 años y abuelo del futbolista de Rosario Central Marco Ruben. El hombre fue sorprendido por ladrones dentro de su propiedad de Yapeyú al 300, en Capitán Bermúdez. Lo golpearon ferozmente para robarle y falleció el 7 de mayo de ese año. Por el caso fueron detenidos Brian JesúsR., Miguel Angel S. y José Rufino C., quien murió ahorcado en la comisaría 4ª de Fray Luis Beltrán.

En febrero de 2018 murió Carmela Cena, de 83 años. La encontraron asesinada a martillazos en su vivienda de Los Álamos 1821, en el barrio Mitre de San Lorenzo, sumándose a la lista de personas mayores víctimas de la violencia urbana.

Lectura política

Lucio Addino, un vecino del Cordón y militante del Frente Social y Popular sostuvo que "en esta zona los recursos son básicos y muchas veces los mismos policías te dicen que no tienen ni nafta para los móviles". El dirigente aseguró que "el Cordón creció exponencialmente estos años. Capitán Bermúdez y Granadero Baigorria sobre todo. Los fines de semana llegan unas seis mil personas, al menos a los boliches de Capitán Bermúdez, y se nota mucho consumo de drogas entre los más jóvenes. Es claro que el Estado no está presente ni con campañas ni políticas activas y no existe para ellos la posibilidad de generar centros de rehabilitación".

Para Addino ya no es un secreto que "los búnkers de venta de drogas no sólo aceptan plata para comprar drogas, pueden tomar una bicicleta, un electrodoméstico o cualquier cosa de valor". Así toma cuerpo la hipótesis de que los robos tendrían como fin las arcas de esos búnkers.

Cómo ejemplo de la situación en la que se encuentran al menos los vecinos de Villa Margarita, un populoso barrio de Capitán Bermúdez, el hombre expresó: "Hicimos una encuesta en el barrio sobre carencias y conocimiento y resultó que varios no sabían ni dónde estaba la biblioteca popular ni el centro de deportes, pero todos sabían dónde estaban los búnker en el barrio".

Los funcionarios que trabajaron hasta hace pocos días en el Ministerio de Seguridad provincial mencionaron no sólo las muertes de ancianos sino un caso icónico de los homicidios en la región. El triple crimen del 16 de abril de 2018 en Granadero Baigorria en el que murieron Ezequiel David "Parásito" Fernández, de 38 años; su hermano José Horacio "Grasita" Fernández, de 30; y Gerardo "Abuelo" Abregú. Esto se tomó en su momento como un "efecto cucaracha", un concepto teórico de la criminología que refiere que el delito puede moverse de una localidad a otra, de un objetivo a otro.

Por otra parte, este año la Justicia Federal ordenó varios allanamientos en el Cordón Industrial en el marco de investigaciones por comercialización de drogas y se registraron muertes de hampones de Rosario que se trasladaban al Cordón donde se topaban con sus victimarios.

Control de territorios

En ese sentido, a mediados de este año las crónicas destacaron peleas entre una banda de San Lorenzo con otra de Puerto San Martín. Los apodos que suenan como líderes de las mismas son los de "Willy" y "Pipi". Otra contienda transcurre en el barrio Copello de Capitán Bermúdez. Esa batalla tomó protagonismo en los Tribunales de San Lorenzo en torno a seis hechos de violencia extrema, tres homicidios y otras tantas tentativas que protagonizaron soldaditos del fallecido "Juanse" Ríos, de los Rodríguez, y del "Viejo" González, tres grupos que lidian por el control del sector.

Quizás por todo eso al asumir como nuevo jefe de la policía de Santa Fe, Víctor Sarnaglia, intervino la jefatura sanlorencina y adujo que se debió, en principio, a las numerosas quejas de vecinos del departamento por el descontrol que allí se vivía.

Sarnaglia declaró en ese momento: "Nos intereresa el buen policía, quien delinque no es policía, es delincuente. El interventeor de la Unidad Regional XVII cumplirá las órdenes de avanzar en causas que se investigan y auditar el funcionamiento de la Jefatura. Luego tomaremos las medidas que corresponden".

Así, Carlos Lemos, un comisario mayor retirado, quedó a cargo de la UR XVII y, Claudio López, asumió como subinterventor. De los ex jefes, Gonzalo Paz solicitó el retiro voluntario tras haber sido mencionado en la causa de asociación ilícita del narco empresario Esteban Alvarado; y Gustavo Rapuzzi, el subjefe, fue cesado en sus funciones y aguarda destino.

Fuente: La Capital

Te puede interesar