CALMA LEONES: "Ni picante. ni policías corruptos"

Interés General 19 de diciembre de 2019 Por utrapol
Hay que bajar los decibeles de un lado y del otro; la autoridad no se construye con patoterismo político ni con desplantes policiales, se construye ante todo con respeto de persona a persona; la ley da autoridad, no autoritarismo. Ver quien levanta la voz más alto no genera disciplina, sino más bien crea caldo de cultivo para la indisciplina.
80574683_1023124301363762_3936349891994845184_n

Nunca había sido tan polémico instaurar una nueva conducción policial, nunca había sido tan hablada en redes sociales, pero nada institucionalzado; creo que de un lado y del otro se perdieron algunas formas, algunos modos; y eso generó rispideces innecesarias. El problema lo tienen los santafesinos en las calles que son victimas de la inseguridad; hay que dejar el vedetismo de lado.

Por Miguel ZALAZAR - UTRAPOL

Coincido en algunos aspecto con la idea del nuevo ministro en cuanto a los anuncios, pero no comparto algunas formas; coincido en el reclamo que han hecho varios oficiales superiores del trato que les han dispensado en su retiro de la fuerza; con algunos no comparto los modos; esto se lo he hecho saber a los oficiales superiores pasados a retiro y al propio ministro Sain.

Plantear una disputa mediática con términos poco formales; no esta bueno; creo que nadie desconoce la normas legales, y en todo caso si hay algo que esta mal hecho, solo hay que aplicarlas; que "la cosa se va a poner picante", o que "desplazan a jefes policiales", traducidos en algunos medios como purga, no esta bueno; "hacerle un desplante al poder político", no esta bien, ni corresponde.

Siempre sostuve que uno se le puede plantar de igual a igual al poder político, corriéndose un tiempo de la institución, y enfrentarlos en las urnas cuando hay elecciones en cualquiera de los escaneos en que se elige.

Hay una nueva conducción policial, hay jefes nuevos y modernos en distintas unidades operativas y administrativas; a ellos el respaldo para la tarea encomendada; y que en algunos casos tendrán el doble desafió de no bajar los indices de efectividad que tenían sus antecesores.

El Ministro SAIN, en su plan auspicioso ha puesto la vara bien alta; aunque las comparaciones suelen ser odiosas, veremos si no resulta el mismo fiasco que su antecesor; que estaba mas preocupado por sacarse fotos, de ahí el mote de "Mr selfie", que por la seguridad pública.

Creo que todos los que de algún modo estamos ligados a la institución policial, o quienes trabajan en algún lugar relacionado a la seguridad pública, o el delito como noticia, entendimos que no se podía sostener la estructura operativa y administrativa de la gestión del gobierno anterior, y mucho menos de los últimos cuatro años cuando estuvo al frente Maximiliano PULLARO, sin dudas había que dar un giro de ciento ochenta grados.

La impronta que hoy se le ha dado, aun no ha expuesto públicamente certezas sino mas bien incertidumbre, más allá de las palabras que el ministro SAIN tuvo con periodistas en un breve lapso en los pasillos de la Casa Gris, no hay conferencia alguna institucional de a donde se apunta.

Más aún, los jefes policiales que ayer fueron notificados de sus cargos, ayer mismo tomaron posesión en sus regionales o direcciones sin mayores protocolos, algo que de algún modo "descoloca", a la propia fuerza policial del lugar, e incluso a las autoridades políticas: senadores provinciales, intendentes, presidentes comunales, concejales, etc.

Estamos en tiempos donde hay que ser muy cautos, el policía es parte de una sociedad que cada vez es más pobre, de una sociedad cada vez más violenta; y trabaja en las calles con poca protección jurídica, y poco respaldo político, a veces nulo; y no pocas veces, forma parte de esa clase social tan postergada, de ahí que haya policías cuyos recibos de suelto marca "cero peso", cuando no en sus propios hogares también impera la violencia.

Ahí hay que cimentar la nueva policía; exclamaciones estridentes para el caldo de cultivo de los medios, solo sirven para crear rencores innecesarios.

Te puede interesar