El plan que llevó Santa Fe a la ministra Frederic para coordinar la seguridad con la Nación

Interés General 17 de diciembre de 2019 Por utrapol
Sain propuso crear un "consejo complementario de seguridad" entre el gobierno nacional y la provincia bajo la ley de seguridad interior. Analizarán el accionar de las fuerzas federales y el narcotráfico.
sain-frederic

Desde el 9 de abril de 2014, cuando los helicópteros aparecieron por el cielo rosarino como si fuera la recreación de Apocalipsis Now de Francis Ford Coppola, cuatro veces arribaron las fuerzas federales a la provincia de Santa Fe, siempre ante una situación de crisis y también cada vez que desde el gobierno provincial rogaban que la llegada de los gendarmes desactivara el problema urgente de violencia y narcotráfico, aunque fuera sólo por un tiempo.

La última vez que esto sucedió fue en setiembre de 2016, cuando después de las marchas que protagonizaron más de 50.000 personas bajo el lema Rosario Sangra, el entonces gobernador Miguel Lifschitz logró zafar no sólo de la marea política de esa multitud frente a la sede de gobernación sino del intento de la ex ministra Patricia Bullrich de ir a fondo para intervenir la policía de Santa Fe. Después de tensas negociaciones ambos funcionarios terminaron por firmar un acuerdo de seguridad para el envío de gendarmes a la provincia. Ese pacto se prorrogó luego en 2018.

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, busca que el vínculo entre la Nación y la provincia se fije sobre algo más perdurable, y por fuera de los humores políticos, aunque tanto la administración nacional como la provincial tengan el mismo color de camiseta. En la primera reunión con la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, Sain y el secretario de Seguridad de Santa Fe, Germán Montenegro, llevaron como propuesta que se cree el “consejo complementario de seguridad interior”.

Este extenso título que figura en el artículo 18 de la ley de 24.059 de seguridad interior, sancionada en 1991, será la base para que se conforme un órgano a nivel institucional, que será el lugar donde se coordinen las políticas de seguridad entre ambas jurisdicciones.

Este nuevo esquema sustentado bajo una vieja ley reemplazará al “comando unificado” que crearon Bullrich y Lifschitz tras el acuerdo en 2016, que nunca terminó de funcionar en la práctica entre las fuerzas federales y provinciales por las desconfianzas mutuas.

En dos semanas

La idea de Sain es que este nuevo órgano quede conformado en un corto plazo, dentro de dos semanas. Porque hay urgencias para evaluar, entre ellas, las tareas asignadas a los 3.100 gendarmes que hay actualmente en la provincia de Santa Fe.

En los últimos meses se desdibujó la tarea de Gendarmería, con escaso nivel de actividad no sólo en los patrullajes operativos en las dos principales ciudades de la provincia sino la falta de investigaciones sobre organizaciones criminales. Quizá influyó en esto el cambio de gobierno y la extensa transición a nivel nacional.

Este consejo complementario estará encabezado por Montenegro y por un funcionario que designará la ministra. Esa será la conducción política, mientras que la parte operativa quedará en manos del jefe de policía de Santa Fe, Víctor Sarnaglia, y el comandante que designe Frederic para reemplazar al comandante general Gustavo Campagno, que asumió hace poco más de un año al frente de la Región II pero que sería trasladado a otro destino por el cambio de gobierno.

Uno de los temas principales será potenciar las investigaciones complejas, en coordinación entre las fuerzas federales y la nueva área de Investigaciones que estará a cargo del jefe de las TOE, Maximiliano Bertolotti. Y también los patrullajes y operativos que realizará la policía que conduce Sarnaglia. No hay una cuestión urgente para atacar por ahora, pero desde el gobierno de Santa Fe quieren contar con los gendarmes como apoyo de las tareas que realiza la policía en un mes complejo como es diciembre.

Uno de los temas principales será potenciar las investigaciones complejas, en coordinación entre las fuerzas federales y la nueva área de Investigaciones que estará a cargo del jefe de las TOE, Maximiliano Bertolotti. Y también los patrullajes y operativos que realizará la policía que conduce Sarnaglia. No hay una cuestión urgente para atacar por ahora, pero desde el gobierno de Santa Fe quieren contar con los gendarmes como apoyo de las tareas que realiza la policía en un mes complejo como es diciembre.

Cuando asumió la gestión de Mauricio Macri también se puso en agenda en tema de incrementar los controles de la hidrovía, pero nunca se concretaron por las limitaciones normativas que existen para realizar operativos en barcazas y barcos en tránsito en el río Paraná.

La Prefectura Naval nunca tuvo capacidad para controlar el narcotráfico en esta ruta fluvial, que proviene de Paraguay, el mayor productor de marihuana de Sudamérica.

Hace dos meses en un operativo en el Paraná, cerca de La Paz, tras una investigación del fiscal de Morón Santiago Marquevich se secuestraron más de 300 kilos de marihuana que se habían bajado en lanchas desde el buque tanquero Don Julio, de bandera paraguaya. En tres lanchas una banda integrada por paraguayos buscaba la marihuana que tiraban del barco y la llevaba en una primera etapa a Santa Rosa de Calchines y luego a Recreo.

Este operativo no se concretó por los controles en la hidrovía sino porque se había hecho inteligencia sobre una banda que se reunía en un country cerca de Escobar, donde los paraguayos y bonaerenses planearon cómo llegaba a aguas argentinas la marihuana paraguaya. En la causa creen que probablemente el cargamento haya sido mucho mayor al que secuestró Gendarmería ya en tierra firme.

FUENTE: Aire de Santa Fe

Te puede interesar