SANTA FE: Polémicos cambios en el MPA: desplazan a dos fiscales que investigaron al poder político

Interés General 10 de octubre de 2019 Por
El fiscal regional dispuso una serie de cambios de funciones en la 1ª Circunscripción. La fiscal Laura Martí fue designada a desempeñarse en la oficina de Código de Convivencias, mientras que la fiscal Milagros Parodi pasará a la unidad de Género.
policiales

Por disposición del fiscal regional Carlos Arietti, a partir de este jueves se implementarán una serie de cambios en la 1ª Circunscripción. Si bien no hay modificaciones en el sistema de trabajo ni se forman unidades especiales nuevas, hay algunos cambios de nombres que llaman la atención.

El primero es el de la fiscal María Laura Martí, que fue designada para desempeñar tareas en la Oficina de Código de Convivencias. Martí, quien intentó investigar un presunto arreglo entre el ministro de seguridad y un jefe policial en un concurso de ascenso, desempeñará tareas vinculadas a las infracciones al código de faltas municipal.

Por disposición del fiscal regional Carlos Arietti, a partir de este jueves se implementarán una serie de cambios en la 1ª Circunscripción. Si bien no hay modificaciones en el sistema de trabajo ni se forman unidades especiales nuevas, hay algunos cambios de nombres que llaman la atención.

El primero es el de la fiscal María Laura Martí, que fue designada para desempeñar tareas en la Oficina de Código de Convivencias. Martí, quien intentó investigar un presunto arreglo entre el ministro de seguridad y un jefe policial en un concurso de ascenso, desempeñará tareas vinculadas a las infracciones al código de faltas municipal.

Fiscales degradados

En noviembre de 2017 la fiscal María Laura Martí se encontraba investigando maniobras ilícitas cometidas por funcionarios policiales a través de las horas OSPE. A raíz de esta causa solicitó la intervención telefónica de un número que terminó siendo del ministro de seguridad Maximiliano Pullaro.

Pullaro denunció penalmente a los fiscales, y los acusó públicamente de ser “operadores de sectores oscuros de la policía” que querían perjudicarlo. En octubre de 2018, Martí y el fiscal Roberto Apullán fueron imputados por los delitos de “falsedad ideológica”, ”incumplimiento de los deberes de funcionaria pública” y “abuso de autoridad”.

La audiencia se desarrolló en la sede de la fiscalía general, y varios fiscales se hicieron presentes con la intención de presenciarla, pero no se les permitió el ingreso. Esto generó la molestia de los funcionarios del MPA y dejó entrever una interna entre algunos fiscales y las autoridades.

Desde allí, la carrera profesional de Martí y Apullán pasó a tener cada vez más escollos. De estar a cargo de una fiscalía, Apullán fue designado a la unidad de flagrancia. En tanto, Martí continuó como fiscal de investigación y juicio pero varios de sus casos eran traspasados a otros fiscales.

Ahora, a un año de la imputación, la fiscal Martí es designada a una oficina donde ni siquiera se tramitarán delitos, ya que las faltas sólo son incumplimientos al código de convivencia.

Cambios polémicos

No es la primera vez que fiscales son apartados de casos que venían investigando, especialmente si esos casos involucran a funcionarios municipales o provinciales.

En mayo de 2017 la fiscal Carolina Parodi fue apartada de una causa que investigaba una muerte en un siniestro vial en Avenida Blas Parera cuando se realizaba la obra del Metrofé.

Pablo Daniel Gutscher se accidentó con su motocicleta en Avda Blas Parera y Gorriti. La fiscal Parodi determinó que había responsabilidad del municipio por la mal señalización de la obra. Desde el ejecutivo local solicitaron el apartamiento argumentando cuestiones de objetividad, y ese pedido no se hizo esperar.

La causa por la muerte de Gutscher pasó por varios fiscales y al día de hoy es incierto a cargo de quién ha quedado.

En diciembre de 2017, un mes después de haber solicitado la detención del ex jefe Adrián Rodriguez en el presunto cohecho en el que investigaban también al titular de la cartera de seguridad provincial, se creó la Unidad de Violencia Institucional y Delitos Complejos. Por las escuchas a Pullaro imputaron a los fiscales, y la causa contra Rodriguez terminó siendo archivada en enero de este año.

Ahora otra vez el fiscal regional decide realizar cambios que vinculan a fiscales que investigan al poder político tanto municipal como provincial. Martí parece seguir pagado su decisión de intervenir el teléfono del ministro de seguridad y de haber denunciado acoso laboral, y Parodi debe dejar la única causa penal que avanzó hasta lograr la imputación de un funcionario local.

FUENTE: Aire de Santa Fe

Te puede interesar