NEUQUEN: Los certificados médicos truchos jaquean a la Policía

Interés General 29 de septiembre de 2019 Por
Hay unos 40 agentes en la mira por defraudación a la administración pública.
85

La fiscalía de Delitos Patrimoniales avanza en una causa que tiene a 40 agentes de policía involucrados en una masiva defraudación a la administración pública. Todos presentaron certificados médicos truchos que los emitían una agente y un empleado de planta política que trabajaba en la Policía. En las próximas horas todos serán notificados de la causa.

La mayoría de los involucrados son efectivos egresados hace dos años, “muchos son de la misma camada, entre los que hay varios hijos de policías retirados de alto rango”, confió una fuente a LMN.

A esto se suma que la mayoría trabaja en el área de las cámaras de monitoreo del comando y el resto en la Montada y el Dimose.

Es la misma letra

El escándalo dentro de la institución se trató de evitar, más que nada por las elecciones municipales. Pero la investigación comenzó hace un mes, cuando en el sector de Administración, donde reciben los partes médicos, un empleado advirtió que varios tenían la misma letra.

A raíz de eso se le dio intervención a la fiscalía de Delitos Patrimoniales a cargo de Marcelo Jara, que trabajó en conjunto con Delitos Económicos en la investigación.

Tras requerir toda la documentación comenzaron a armar el rompecabezas para determinar cómo era la maniobra.

Primero se reunieron todos los certificados que a simple vista tenían algunas similitudes y se ordenó una pericia caligráfica que requirió recopilar los trazos manuscritos de todos los involucrados.

Mediante la pericia se estableció que hay uno 90 certificados que fueron realizados por una joven agente y el resto por un empleado de planta política que estaba en la Policía. A los dos se les allanó el domicilio y les secuestraron elementos que los vincula en forma directa con la maniobra.

A su vez se entrevistó a tres médicos de los cuales aparecía su nombre, firma y matrícula. Se determinó que la matricula era inventada y los profesionales no solo desconocieron la firma, sino que denunciaron en fiscalía. Testimonios que se sumaron a la investigación en la que habrán novedades próximamente.

De acuerdo a la investigación se supo que los propios compañeros de trabajo les solicitaban los certificados para “pegarse varios días sin trabajar”. Es así que les ponían 48 o 72 horas en su mayoría, aunque todo era tan burdo que en algunos casos describieron síntomas y no diagnóstico: “tiene fiebre” o “fuerte dolor de cabeza”.

Una de las pistas firmes que tiene la fiscalía es que esos certificados se comercializaban.

Lo cierto es que en los próximos días habrá 40 agentes desfilando para ser notificados de la causa judicial que se le inició.

Podrían ir presos por esta maniobra

De acuerdo a la maniobra que investiga el fiscal Marcelo Jara, lo que se analiza por estas horas son los distintos tipos de delitos que se cometieron.

En el caso de las dos personas que emitían los certificados, se analiza acusarlos por defraudación a la administración pública, uso de documento público apócrifo y hasta podrían incluirles usurpación de título.

En cuanto al resto de los policías, unos 38, el delito que cometen al pedir y presentar un certificado trucho es una defraudación a la administración pública y el uso de documento público apócrifo. En todos los casos, la pena es por cada uno de los certificados realizados o utilizados por lo que algunos podrían llegar a terminar tras las rejas.

Los más complicados son la agente que sería exonerada y el empleado de planta política.

Te puede interesar